martes, 7 de octubre de 2008

UNA FLOR A SUS PIES

ANTERIORMENTE, CON FRECUENCIA les he hablado acerca de los ideales y la técnica de servicio. Hoy también los invito a que experimenten la alegría que se deriva de las actividades de servicio. No necesito extenderme acerca de la singular oportunidad que hoy se les ofrece aquí. Entreguen su corazón sereno, con deleite; compartan la alegría de los demás adoren a Dios en esta deleitable forma. Cuando tengan las cualidades para ser un servidor Sai, sabrán que lo esencial es un corazón puro, es decir, no contaminado por el orgullo, avaricia, odio o rivalidad; también es necesaria la fe en Dios, como fuente de vitalidad, virtud y justicia. El servicio es la adoración que le ofrecen al Dios que está en el corazón de todo individuo. No pregunten de qué estado del país provienen o cuál es su casta o la religión que profesan. Vean en cada persona su forma favorita de Dios, de hecho, esa persona no es "otra", es su imagen, tanto como lo es cada uno de ustedes. No están ayudando a "alguna persona", me están adorando en esa persona. Soy yo frente a ustedes en esa forma en particular; así pues, ¿qué lugar podría existir para el ego en ustedes?
El deber es Dios, el trabajo es adoración, hasta el trabajo más insignificante es una flor que se ofrece a los pies de Dios. Acérquense a los peregrinos que acuden al festival, con un corazón rebosante de amor.
No guarden su insignia de voluntario en su bolsillo en cuanto el trabajo haya terminado al finalizar el festival o cuando regresen a su hogar para ocuparse de sus quehaceres o de los hábitos que habían interrumpido. Ésta no es una feria de tres días, es un peregrinaje que dura toda la vida. La insignia debe quedar grabada en el corazón, indeleblemente, de por vida. Dondequiera que vean a una persona enferma o a alguien que se sienta desolado o afligido, ahí está su campo de servicio. Cada célula, cada nervio debe estremecerse de amor y sentir el anhelo de compartir ese amor con los desamparados. Cuando el amor ha llenado el corazón, éste realmente se ha transformado en la Divinidad, ya que Dios es amor y el amor es Dios. Es este amor y la compasión que de él se deriva lo que hizo inmortales a los grandes santos de la India y de otros países, como Kabir, Tukaram, San Francisco o Ramakrishna.
Hay personas que han estado en el Nilayam por 20, 15, 10 años, pero solamente su cuerpo se ha transformado; su anhelo por el servicio permanece igual, no crece. La vida en Prashanti Nilayam debe hacer que se vuelva más profunda la fe en el servicio como un camino a la salvación. Lo esencial es la actitud. El servicio puede ser pequeño, tal vez no tengan la oportunidad de participar en un programa gigantesco de servicio por medio del cual se beneficie a millones de personas, puede ser que sólo ayuden a un lisiado a subir por una escalera o guíen a un niño ciego a cruzar una calle muy transitada; esto también es un acto de adoración.
Pueden comprar un ejemplar del Gita por una rupia y una trivial novela por diez rupias; ¿cuál es más valiosa? ¿Cuál podría transformar el metal común en oro? El servicio es más fructífero que la meditación, la oración y los rituales que se recomiendan para los aspirantes espirituales, pues sirve para dos propósitos: la extinción del ego y la obtención de bienaventuranza.
¿Pueden ser felices cuando alguien que está sentado junto a ustedes está sumido en la tristeza? No. Puede ser que un bebé esté llorando patéticamente, ustedes al oírlo sentirán deseos de llorar, ¿por qué? Hay un invisible vínculo entre ustedes. Sólo el hombre tiene esta cualidad de simpatía para con otros; sólo él puede ser feliz cuando otros son felices y sentir tristeza cuando otros están tristes. Por eso, el hombre es el modelo de perfección de la creación, la cumbre de la evolución. Además, sólo el hombre es capaz de ofrecer servicio, ésa es su gloria especial, su singular habilidad.
Cada año, antes de los festivales de Dasara, del Cumpleaños y de Shivaratri, los exhorto a que tomen el voto de servicio como disciplina espiritual (sadhana). Debo decirles que todavía no estoy satisfecho con su rendimiento pero no desmayo en insistir, de encargarles que lo hagan porque espero que cualquier día alcancen este ideal. Éste es un ejemplo de la clase de piedad que es natural en mí. Esta cualidad me hace estimar hasta el más pequeño de los intentos que hacen para practicar el ideal del servicio.
¿Por qué han venido desde tan lejanos lugares, esforzándose por cubrir los gastos y enfrentando todas las dificultades del viaje? Para estar en mi presencia y ganar mi gracia, ¿no es así? Entonces, ¿por qué cuando llegan aquí buscan el contacto de otros, el favor de otros?; ¿por qué caer en los hábitos que los inducen a negarse a sí mismos mi presencia y gracia? Olviden a los demás y aténganse a las órdenes que yo imparto. Todo lo que yo quiero es iniciarlos en el sendero espiritual del servicio y el amor. No se avergüencen si se les pide cuidar un montón de sandalias o llevar agua a los sedientos o colocarse junto a una reja: el privilegio y el placer consisten en el uso que les dan a sus habilidades y al tiempo, para ayudar a los demás. Anhelan servirme a mí; permítanme decirles que el servicio a aquellos que me sirven me da tanta satisfacción como el servicio que me brindan. Servir a todos es servirme a mí, porque yo estoy en todos. El alivio y la alegría que dan a los enfermos y a los afligidos me alcanza a mí, porque yo estoy en sus corazones y yo soy el Uno al que ellos llaman. Dios no necesita de su servicio, ¿acaso él sufre de dolor de piernas o de estómago? Traten de servir al devoto: sean los sirvientes de los sirvientes del Señor. El servicio al hombre es el único medio para servir a Dios.
Todos ustedes anhelan, lo sé, tocar mis pies amorosamente, darles masaje, pero si se lo permito a todos los que lo desean, ¿qué les pasará a mis pies? ¡Y qué aglomeración se haría a mi alrededor! Por la propia naturaleza de las cosas, no todo lo que desean puede ser satisfecho, pero sepan que mis pies están en todas partes. Sarvathah pan¡ padam (En todas partes, sus manos sus pies), dice el Gita. El Purusha Suktah de los Vedas dice: Sahasra Sirsha Purushah, Sahasrakshah, Sahasrapad (La Suprema Persona Soberana tiene mil cabezas, mil ojos y mil pies). Las cabezas, ojos y pies de los miles que están reunidos aquí son mis cabezas, mis ojos y mis pies; cuídenlos, respétenlos, atiéndanlos cuando estén en necesidad y con eso ya habrán hecho su oración, meditación y adoración. El mantra dice: Sarva deva namaskarah Kesavam prathi gachati (El homenaje que rinden a cualquier forma de Dios fluye hacia el Uno, Kesava); yo lo elaboro después y les doy este nuevo mantra: Sarva jiva namaskarah kesavam prathigachathi (La reverencia, el servicio que ofrecen a cualquier ser viviente fluye automáticamente al Uno, esto es, a Kesava). ¿Qué significa Kesava? Significa la Divinidad suprema de la cual un cabello representa la Trinidad de Brahma, Vishnú y Shiva, las potencias creadora, conservadora y desintegradora que posee lo Divino.
Sirvan con amor, inteligencia, humildad y eficiencia a la gente que se reunirá aquí. Luego, cuando ellos regresen a sus lugares de origen, les dirán a sus familiares y amigos: "La gente que conocimos en Prashanti N¡layam nos trató mucho más amorosamente que cualquier familiar cercano; nos sentaron a la sombra, con frecuencia nos preguntaban por nuestra salud y, si era necesario, llamaban al doctor y proporcionaban la medicina a los enfermos; siempre que requeríamos alguna información, nos contestaban suave y dulcemente".
La insignia de servidor no les concede autoridad para dar órdenes a quienes no la portan: tampocó deben deshonrarla con actitudes de crueldad, orgullo o autoritarismo; al recibir la bendición de tenerla, no deben permitirse hablar sin control ni llevar una vida disoluta, una conducta lasciva o malos hábitos, como fumar, apostar, beber o escandalizar. No podrán llegar a ejercer posiciones de liderazgo si es ésa su ambición ,sin años de sincero servicio a la gente; a menos que construyan su vida sobre esta base, su liderazgo no será más que una feria de cinco años.
Permítanme darles a conocer algunos detalles del servicio que pueden ofrecer aquí: eviten que los ancianos y los enfermos, al sentarse, reciban el sol a pleno, den agua a los que la necesiten, tengan cuidado de los malos elementos y los ladrones que llegan primero que los devotos para convertir en dinero las deudas que han pagado en nacimientos anteriores. Formen grupos para que hagan rondas en el área de los dormitorios durante la noche, para ver que todo marche bien. Tomen todas las precauciones para conservar la limpieza del área y mantengan un ambiente tranquilo. No griten para imponer silencio a la gente que grita. Hablen bajo y recomienden a los demás hablar bajo. Expliquen a quienes hablen en voz alta, por qué deben bajar la voz; si se les explica, estarán de acuerdo con ustedes porque entenderán el propósito. Respeten a todos y cuando se dirijan a ellos, háganlo como si fueran dignos del máximo respeto que ustedes podrían mostrar. Nadie es insignificante. Sai está en todos, y si insultan a alguien, es un insulto que dirigen a Sai, no griten a los niños que lloran; cálmenlos suavemente. Encárguense de atender a los que están enfermos físicamente, yo me encargaré de dar alivio a los mental y espiritualmente enfermos.

SAI BABA
Prashanti Nilayam
4 111 70

No hay comentarios:

PODÉS BAJAR O ESCUCHAR DESDE AQUÍ CUALQUIER PROGRAMA DE ¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨ DE RADIO UNIDAD SAI www.radiounidadsai.org QUE TRANSMITE TODOS LOS JUEVES A PARTIR DE LAS 19,00 Hs.
BAJATE EL AUDIOLIBRO DEL SRI SATHYA SAI UVACHA VOL 1 (Discursos de Swami en cuerpo Sutil)

ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨