jueves, 2 de diciembre de 2010

DIVINO DISCURSO DE BHAGAVAN SRI SATHYA SAI BABA (22/12/2010)

 

Prashanti Nilayam, 22 de Noviembre 2010




Estudiantes, encarnaciones del Amor:
Todos ustedes quieren que Swami diga al menos unas palabras. Piensan: “¡qué lindo sería si Swami hablara unos minutos!” Sin embargo, no quiero decir nada acerca del actual sistema de educación.
Esta tierra de Bharat ha dado nacimiento a muchas nobles mujeres, como Savitri, quien trajo a su esposo muerto de vuelta a la vida; Chandramati, quien extinguió el incendio con el poder de la verdad. Sita, quien probó su castidad saliendo indemne de la hoguera, y Damayanti, quien redujo a cenizas a un malvado cazador mediante el poder de su castidad. - (Poema en telugu).
Al principio, Chandramati estaba aterrorizada por el furioso incendio en la selva. Tanto ella como su esposo e hijos, estaban rodeados por las llamas del violento fuego. Nadie se explicaba por qué se vieron repentinamente rodeados por las furiosas llamas. En realidad esto era un juego divino. Por fin, cuando Chandramati utilizó su poder de verdad y castidad, el fuego fue extinguido en un instante.
Cuando Chandramati oró, hubo una lluvia torrencial. Por una parte había un furioso incendio, y por otra una copiosa lluvia, y el fuego fue finalmente extinguido por completo. También Savitri estaba dotada de un gran poder de austeridades y castidad. Hasta fue capaz de impedir que el Señor Yama (el Señor de la Muerte) tomara la vida de su esposo. Discutió con Yama y le dijo:  “La vida de la esposa depende de su marido, y la del marido, de su esposa. Uno no puede vivir sin el otro. De modo que si quieres tomar la vida de mi esposo, tómame también a mí. O de lo contrario, perdónale a él la vida. No estamos separados el uno del otro. Mi principal obligación es proteger la vida de mi marido.” Finalmente, Yama tuvo que revivir al marido de Savitri. ¿Hay en este mundo algún país o región donde se pueda hallar una mujer como Savitri, capaz traer a su esposo muerto de vuelta a la vida? Ese poder divino está latente en todo ser humano. El hombre debe extraer este poder desde su propio interior, y puede utilizarlo no sólo para sí mismo, sino también para los demás.
En aquellos tiempos, la esposa consideraba al esposo como a su propia vida, y viceversa. Pero lamentablemente, hoy la situación no es la misma. Esta sagrada tierra de Bharat está rodeada por los siete mares. En esta tierra, muchas mujeres como Damayanti y Savitri efectuaron intensas austeridades. Todas son mujeres de gran castidad. Pero hoy no encontramos tales mujeres de gran castidad.
Una Pativrata (mujer casta) es la que considera a su Pati (marido) como a su propia vida, y depende por completo de él. Una Pativrata es alguien que no replica duramente a su marido. En ella no hay ni el más leve defecto. No tiene ningún deseo egoísta. Todo lo que hace es por su marido. Ni siquiera mira a hombre alguno, excepto a su marido. Sólo de una mujer así se puede decir que es una verdadera Prativrata. Pero las señoras actuales no siguen a sus maridos. No escuchan lo que dicen sus maridos. Cuando la mujer sigue a su marido y el marido a su mujer, y ambos llevan una vida de armonía, entonces el país entero alcanza la paz y la prosperidad. Es debido a las diferencias entre marido y mujer, y a la desunión en la familia, que el país está sujeto a un problema tras otro. Tanto el esposo como la esposa deben entenderse mutuamente, y adaptarse el uno al otro.
Una Pativrata que obedece estrictamente las órdenes de su marido, puede hacer cualquier cosa. Si preparara comida para su marido con agua salada del mar, ésta sería cambiada en agua dulce. Cuando la esposa obedece las órdenes de su marido y el marido satisface los deseos de su esposa, el futuro de la familia está seguro y a salvo. Si hacen lo contrario, la familia está sujeta a un gran sufrimiento. Puede que tanto el esposo como la esposa actúen decentemente mientras están en su casa. Pero apenas salen de ella, se permiten toda clase de maldades. Si no hay unidad y armonía entre esposa y esposo, no tiene objeto emprender prácticas espirituales tales como Japa o Dhyana (cantos, meditación, etc.)
Cuando la esposa sigue a su marido y el marido sigue a su esposa, hay una gran felicidad en la familia. Esfuérzense por lograr esa unidad y armonía en sus familias. Entonces toda la vida les resultará feliz y tranquila, sin ninguna clase de preocupaciones. Todas las preocupaciones de ustedes son de su propia factura. No fueron dadas por Dios. Dios no está en algún lugar distante. Él es inmanente en el ser humano. Deben tener una fe inconmovible en esta verdad. Entonces habrá felicidad, no sólo en el individuo sino también en la sociedad. Un corazón puro es el templo de Dios. Por lo tanto, cultiven el amor en sus corazones. Lo conseguirán todo en la vida.
En la famila habrá paz y prosperidad cuando tanto marido como la mujer compartan los mismos puntos de vista. Una Pativrata es alguien que no piensa en otra persona ni otra cosa, excepto en su marido. Una mujer que vive con tan resuelta fe en su marido, puede lograr cualquier cosa en su vida. Cuando ambos siguen caminos diferentes, no puede haber en la familia paz ni felicidad. Ustedes no deben permitir que su mente oscile de un lado al otro. Deben enfocarla totalmente en Dios. La contemplación en Dios es la base para alcanzar unidad y armonía en la familia. Cuando la esposa le ruega a Dios, el esposo se convierte en una buena persona.
Las castas mujeres de antaño, como Sita y Damayanthi, tenían una devoción inconmovible hacia sus maridos. Sita fue retenida como cautiva en Lanka durante diez meses. Pero ni siquiera una vez miró al rostro de un hombre. Pasaba todo su tiempo en la contemplación de Rama, sentada bajo un árbol en el bosque de Ashoka. No se movía para nada. Como fue una mujer de castidad tan grande, pudo probar su pureza a través de Agni Pariksha (la prueba del fuego).
Dios es sólo uno, no dos. Es el morador interno de tu corazón. Si contemplan en Él constantemente, también ustedes llegarán a ser Dios. Con cualquiera que se encuentren, considéreno como la encarnación de la Divinidad. Esto es el principio de la Divinidad. Si por el contrario, siguen los desvaríos de su mente y van arbitrariamente de aquí para allá, ¿cómo podrán llegar a ser Dios? Cuando van a su colegio, ¿porqué tendrían que mirar para todos lados y permitirse un chismorreo vano? Enfoquen sus mentes en el objetivo para el que han venido. Hagan su trabajo sin cultivar contactos innecesarios. Cuiden de sus familias, en eso no hay nada de malo. Nadie les está diciendo que descuiden sus deberes mundanos. Vivan en el mundo y realicen sus tareas. Pero tengan siempre sentimientos divinos.
Mucha gente va a sitios de peregrinaje, como Badrinath, Amarnath, Kedarnath, Bhadrachalam, Tirupati, etc., en busca de Dios. Piensan que podrán encontrar a Dios en tales sitios. ¡Oh, hombre tonto! Dios no está en algún otro lugar. De hecho, ustedes mismos son Dios. Dios está presente en todos. Dios es uno solo, y está presente dondequiera que Lo busquen. Está en ustedes, sobre ustedes, debajo de ustedes. Dios está más allá del nacimiento y de la muerte, y es el morador de todos los seres, en la forma del Atma. Está presente en todos los seres humanos, desde el niño hasta el anciano. El mismo Dios está presente en una hormiga, en un mosquito, y en todos los pájaros, bestias y animales. Por lo tanto, no se molesten yendo a buscar a Dios por aquí y por allá.
Dondequiera que miren, ahí está presente Dios.  En cualquier persona que vean, está Dios. Dios no tiene una forma diferente. Todas las formas son suyas. Es por eso que los Vedas declaran: Sahasra Seersha Purusha Sahasraksha Sahasra Pad (el Ser Cósmico tiene miles de cabezas, ojos y pies). Cuando ustedes se sientan a meditar, sus mentes vagan para aquí y para allá. No deben permitir que su mente vagabundee, sino tenerla siempre estable. Cuando van a una playa, oyen a las olas haciendo el sonido del Om. Cuando se concentren en ese sonido, se olvidarán de todo.
Dado que todos ustedes son jóvenes, quiero enfatizar este punto. No desarrollen oposición ni diferencias entre ustedes. Las controversias dan lugar a muchos problemas. En estos días mucha gente se casa no una, ni dos, ni tres, sino hasta cuatro veces. Esto no es una buena práctica. Sean resueltos. Aún cuando alguien los haga enojar, no peleen con esa persona. Entiendan que peleando con otros, se hacen daño a sí mismos. Controlen sus pensamientos. Esta es la cualidad de una persona verdaderamente educada. Esto se llama Educare. Junto con la educación, ustedes tienen que tener también Educare. Cuando tengan Educare, lo tendrán todo: salud, felicidad, paz y prosperidad. Esto es lo que quiero que entiendan. Todo se convertirá en bueno para ustedes, si hacen puro a su corazón. Por lo menos de hoy en adelante, tomen por el buen camino. Si alguien trata de llevarlos por mal camino, no le presten ninguna atención. Aún si esa persona viene a ustedes y trata de iniciar una conversación con ustedes, ni siquiera la miren a la cara. Simplemente ignórenla y aléjense de ella.
Los estudiantes deben vivir con unidad en todos los asuntos. Pero hoy la unidad ha desaparecido por completo. Por otro lado, la enemistad está aumentando. Cuando un estudiante obtiene buenas notas, los demás estudiantes de la clase comienzan a sentirse celosos de él. Esto no debería ser así. Porque los celos dan lugar al odio. Habrá más divisiones si la política se introduce en las instituciones educativas. Por lo tanto, todos los estudiantes deben vivir en unidad y solidaridad.
Ustedes deben lograr la unidad. Hoy no hay unidad entre los jóvenes. Primero y principal, los jóvenes deben ofrecerse ayuda mutuamente. El fin de la educación es el carácter. Si el carácter de ustedes es bueno, podrán conseguir cualquier cosa en la vida. Pueden pensar que ganaron medallas de oro, adquirieron altos grados y lograron nombre y fama. Pero si les falta carácter, esos grados son un simple trozo de papel. Es esencial para ustedes que custodien su carácter. Sólo quienes lo hacen son verdaderamente sabios.
Mientras Ravana se estaba llevando a Sita hacia Lanka, ella dejó caer todos sus adornos en un manojo, que cayó sobre una montaña. Cuando Rama y Lakshmana iban en busca de Sita, Sugriva les mostró este manojo. Rama le pidió a Lakshmana que viera los ornamentos e identificara si pertenecían a Sita. Lakshmana replicó: “Hermano, nunca miré al rostro de Sita, y por lo tanto no sé si estos ornamentos le pertenecen o no. Sólo puedo reconocer las tobilleras, porque las he visto mientras ofrecía mi reverencia a sus pies, todos los días”.
Sita, Rama y Lakshmana vivieron juntos en la selva por casi catorce años. Pero ni siquiera una vez miró Lakshmana al rostro de Sita. ¡Qué persona de corazón puro era Lakshmana! Cada vez que tenía que hablar con Sita, le hablaba con la cabeza inclinada hacia abajo. Por ser una persona tan noble, podía disfrutar la fortuna de la proximidad con Rama. Cuando Lakshmana cayó inconsciente en el campo de batalla, Rama dijo: “Si busco, podría encontrar una esposa como Sita, pero no un hermano como Lakshmana. Puedo resistir la separación de Sita, pero no la de Lakshmana”. Así de fuerte era el lazo de amor entre Rama y Lakshmana.
También los estudiantes deben cultivar una unión así, considerando a todos como sus hermanos y hermanas. Todos son seres humanos. Todos son hijos de Dios. Por lo tanto, ustedes deben vivir en unidad, sin dar cabida a ninguna diferencia. Este es Mi mensaje de hoy para ustedes.
Traducción: Equipo de Traductores Latinoamérica

ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨