domingo, 10 de julio de 2011

DISCURSO DE GURUPURNIMA (02/07/04)


 Annual Convocation of Sri Sathya Sai University « Sathya Sai Baba ...
Aum Sri SaiRam
Día de GURUPURNIMA
02 de Julio de 2004
Bhagavan Sri Sathya Sai Baba
Sai Kulwant Hall – Prasanthi Nilayam
Guru Purnima
***************************************************

 
“La tolerancia es la verdadera belleza de esta sagrada tierra de Bharat.
De todos los rituales, la adherencia a la verdad es la más grande
de las austeridades. El nectarino sentimiento que existe en este
país es el del amor por la propia madre.”
(Poema en telugú)
¡Encarnaciones del Amor!
En esta sagrada tierra de Bharat (la India) la tolerancia es su verdadera belleza. El hombre moderno no tiene idea de lo que es tolerancia. No es capaz de darse cuenta de que la tolerancia es la verdadera belleza que tiene esta sagrada tierra. El que carece de tolerancia no es un ser humano en absoluto. Debemos tener simpatía y tolerancia para los pobres y los físicamente impedidos. Pero el hombre de hoy muestra disgusto para esas personas desafortunadas. De hecho, la tolerancia (sahana) es el más valioso y sagrado mantra o palabra sagrada de los Bharatiyas. El hombre, en su ignorancia, ha abandonado ese sagrado mantra y se deja llevar por los mecanismos (yantras) y los ritos (tantras).
La cualidad primordial que se espera de un devoto es la tolerancia. ¿Qué es la devoción o bhakti? Algunas personas tienen la noción equivocada de que el adorar algunas estatuas, observar ciertos votos y llevar a cabo algunos rituales es devoción. No es tan simple como esto. El deber primordial de un devoto, especialmente de los Bharatiyas (los indios), es observar la cualidad de la tolerancia en la práctica.
La adherencia a la verdad es la verdadera austeridad o tapas. El hombre de hoy ha olvidado este principio. La tolerancia es una cualidad que inspira a las personas a emprender nobles acciones. Esta noble cualidad debe ser enseñada a los demás también, para que puedan embeberse de ella.
El sentimiento nectarino existente en este país es el del amor hacia la propia madre. Hoy en día, la gente desecha el muy importante deber de considerar a cada mujer como si fuera su propia madre. No hay nada más grande ni más dulce que este amor materno en el mundo. El que ha cultivado ese noble sentimiento es el más afortunado. No es una cualidad que puede ser comprada o alquilada. Ese sentimiento materno fluye del amor natural que uno tiene por su propia madre. El pueblo de Bharat está desechando tales nobles cualidades y está tratando de imitar y cultivar culturas y tradiciones ajenas. De hecho, están corriendo detrás de las culturas ajenas con excesivo entusiasmo, tratándolas como si fueran su aliento vital mismo.
¡Encarnaciones del Amor!
No pueden encontrar nada más sagrado que el amor en el mundo. Hoy en día, lo que encuentran por todas partes es amor mundano y físico, pero es muy difícil encontrar amor bañado de beatitud átmica.
¡Encarnaciones del Amor!
El amor no es sólo el que existe entre dos individuos al nivel físico. El verdadero amor es aquel que existe entre dos corazones. Los Bharatiyas de hoy están descuidando ese sagrado y noble amor. Sólo el amor por Dios es lo que ha sostenido y protegido al pueblo de esta sagrada tierra de Bharat desde tiempos antiguos, lo mismo que el párpado protege al ojo. Este amor divino es lo que permea al universo entero. Dondequiera que miren, está presente. No hay nada en este mundo excepto amor divino. Todos los demás tipos de amor son meros afectos pasajeros. El amor verdadero emerge de la profundidad del propio corazón. El cultivar ese amor divino y el compartirlo con los demás es lo que más Le complace a Swami. Hoy en día el amor mundano y físico está logrando fines egoístas por todas partes, pero no lo pueden llamar amor verdadero. El amor verdadero, sagrado, divino y altruista tiene que brotar del corazón de uno.
¡Encarnaciones del Amor!
Cultiven y fortalezcan dentro de sí ese amor divino. Si cultivan tal amor, no carecerán de nada. Sólo cuando cultiven tal noble amor es que tendrán derecho a que los llamen “Encarnaciones del amor”. Dios es omnipresente. ¿Quién es Dios? De hecho, ustedes mismos son en verdad Dios. Deben esforzarse por alcanzar ese estado. Aunque Dios está presente en todas partes, no deben olvidar a la divinidad inmanente en ustedes mismos. Las personas piensan que Dios existe separado en algún lugar distante.
Prahlada, el niño devoto del Señor Vishnu declaró:
Nunca dudes que Dios está aquí y no allá. Dondequiera que Lo busques, allí está Él.
(Poema en telugú)
Esto es la verdadera cultura de Bharat, que no se puede percibir hoy en día. Cada uno canta el nombre de Dios. Pero, ¿dónde está Dios? De hecho, ustedes mismos son Dios. Ustedes y Dios no están separados. El hombre olvida la divinidad latente dentro de sí y corre detrás de cosas triviales y mundanas.
¡Encarnaciones del Amor!
En todas las circunstancias, no abandonen el amor. El amor es su gran tesoro. ¡El que olvida este tesoro, no es un ser humano en absoluto! Amamos a nuestro padre, a nuestra madre, a nuestros hermanos, a nuestras hermanas, etcétera. Todas esas relaciones no son sino roles en el Divino drama. Deben tratar de aprehender ese amor puro. De hecho, está siempre en nosotros. No necesitan buscarlo fuera. Desdichadamente, hoy corremos detrás de cosas que no son reales ni permanentes. (Mostrando una flor...) ¿Qué es esto? Es una flor. Todo el mundo dice esto. Pero, la verdad es que es una manifestación de la Divinidad. Hay varios pétalos en ella que representan la Divinidad. Si los pétalos son sacados uno a uno, no puede llamarse una flor. Similarmente, si no hay amor en un ser humano, él no puede ser llamado una “encarnación del amor”. La fuente y sostenimiento del universo entero es el amor. Esta cualidad del amor toma diferentes formas en los diferentes individuos, digamos entre padre, madre, hermanos y hermanas, pero se refieren a todas como amor. Todos estos individuos juntos constituyen una familia. No es suficiente si limitan su amor a los miembros de la familia. El universo entero debe vivir como una familia. A cualquiera que vean, ofrézcanle sus saludos. Digan “¡Namaskar! ¡Namaskar!” ¿Puede haber un sentimiento más noble que éste? Todas las formas con quienes se encuentran en este mundo son encarnaciones de la Divinidad. No hay nada en este universo que no sea divino. Consideran los diferentes objetos del universo como meros objetos. ¡No! ¡No! Considérenlos como “Encarnaciones de la Divinidad”. Desdichadamente, hoy en día nos hemos puesto tan tontos que buscamos a Dios en algún rincón distante. Dondequiera que miren, allí está Dios. Por tanto, es el más noble de los sentimientos el considerar a todo en el universo como “Encarnaciones de la Divinidad”. ¡El universo no es sino una forma de Dios! Dios se manifiesta en todas las formas. Consideren a esa omnipresente divinidad como Dios. No le den crédito a la forma externa de ningún objeto. Crean firmemente en el poder divino que está inmanente en ese objeto. En nuestras actividades diarias no experimentamos nada sino Divinidad. Por ejemplo, tenemos sed. La sed es un fuego que se manifiesta como divinidad. Saciamos nuestra sed bebiendo agua, que es otra manifestación de lo divino.
Así todos los cinco elementos en el universo, los cinco sentidos, las cinco envolturas y los cinco alientos vitales del cuerpo son todas manifestaciones de la divinidad. Pero hoy, estamos usando mal nuestros sentidos. Ese acto es un grave pecado. Todos los sentidos son puros, sagrados y sin egoísmo. Los sentidos no tienen distinción de casta, creencia, religión, nacionalidad, etcétera. Teniendo tales nobles cualidades en nuestro propio ser, buscamos a la Divinidad en el mundo exterior. ¡Qué gran lástima! ¿Qué piensan que son los valores humanos? No son nada sino cualidades divinas. Dios no tiene atributos separados. La divinidad misma es el único atributo. Nosotros nos engañamos viendo a la Divinidad carente de atributos como Dios con atributos.
¡Encarnaciones del Amor!
Lo que Swami diga es sólo amor. Swami no conoce ninguna otra palabra. No hay otra cualidad más grande que el amor. Por lo tanto, debemos amar esa cualidad del amor que es Dios.
Las diferentes maneras con las cuales describimos a Dios como Sin Atributos (Nirgunam), Puro (Niranjanam), la Morada Final (Sanatana Niketanam), Eterno (Nityam), Inmaculado (Shuddha), Iluminado (Buddha), Libre (Mukta) y la Personificación de lo Sagrado (Nirmala Svarupinam) es sólo para nuestra propia satisfacción. No pueden, sin embargo, describir a Dios en su totalidad. En realidad, Dios está más allá de toda descripción. La única palabra mediante la cual podemos describir a Dios es “amor”. Nada mejor puede describirlo.
¡Encarnaciones del Amor!
Ustedes todos son “Encarnaciones del Amor”. Su forma es amor. La forma de Dios es también amor. A Swami Le aflige mucho cuando ve a esos niños físicamente impedido sentados en triciclos. Son, de hecho, “Encarnaciones de la Divinidad”. El mirar a esos niños con desprecio es un gran pecado. ¡De hecho, no hay personas bajas en el mundo en absoluto! Ese pensar bajo está sólo en nosotros. No puede ser atribuido a Dios. Dios tiene un solo atributo, que es el amor. Ese es Su forma. Cuando alguien conversa con Swami con amor, Su alegría no conoce límites. Si la gente emplea retórica vacía sin amor para describir Sus cualidades, esto no Le complace ni impresiona en absoluto. Háblenle con un corazón amoroso. Órenme a Swami con un corazón lleno de amor. Sea lo que sea que pidan con un corazón amoroso, Swami responderá de buena gana. Sí Le llaman “Sai” con amor, El responderá en seguida diciendo “Oyi”. Cualquier cantidad de oración carente de amor no Lo puede conmover. Si Lo llaman con amor, Swami responderá inmediatamente, dondequiera que Lo encuentren. No hay nada más grande que el amor. Por lo tanto, si desean tener el darshan (la visión) de Dios y experimentarlo, órenle con amor. Pueden tener cualquier cantidad de riquezas y virtudes, pero éstas no son nada igual a la cualidad del amor. La dulzura inherente en la palabra prema (amor) no se encuentra en ninguna otra parte en el mundo. Cuanto más lo cultiven y practiquen, tanto más dulce será su personalidad. Por lo tanto, cultiven el amor como la principal cualidad que tienen.
El amor es su único refugio dondequiera que puedan encontrarse, en una selva,
en el cielo, en una ciudad o en un pueblo, en el tope de una montaña o en el medio de un
profundo mar. (Poema en telugú)
El amor no está confinado a ningún lugar o residencia particular; es universal. Por lo tanto, cultiven ese amor universal. Ese amor universal no puede ser comprado con ninguna cantidad de dinero. Sólo puede alcanzarse con un corazón lleno de intenso amor. El hombre, por lo tanto, debe cultivar ese puro y desinteresado amor. A fin de cultivar tal amor puro, se prescribe la devoción (bhakti) como el medio. La devoción no está en alguna parte en algún rincón distante. El amor (prema) es devoción (bhakti). La devoción sin amor es un océano profundo. ¿Cómo está ese océano? Esta lleno de agua salada, mientras que la devoción con amor es como agua dulce. El amor es un sentimiento nectarino. El amor es verdadera bienaventuranza. El amor es un sentimiento maravilloso. Es insondable. Por lo tanto, ustedes nunca deben abandonar ese nectarino, dulce e insondable amor lleno de beatitud.
¡Encarnaciones del Amor!
En vez de hacer huecas pretensiones a la devoción o bhakti, mantengan al amor o prema, como su meta a alcanzar. No hay nada más grande que este sadhana o práctica espiritual. No hay nada que pueda liberarlos tan fácilmente como el amor puro y desinteresado. Hay cuatro palabras: Mukti o liberación, bhakti o devoción, rakti o apego y anurakti o apego o amor por Dios. Pero el amor es la corriente subyacente en todas estas cosas. En esta auspiciosa ocasión de Gurú Purnima, el amor es el don más valioso que Swami puede darles a ustedes. Es Su más precioso don para ustedes. Fuera del amor, los otros dones que Swami pueda darles, no servirán de nada. Su amor es puro, sagrado y muy precioso. Ustedes también cultiven tal amor.
(Bhagavan concluyó Su discurso con el bhajan “Prema Mudita Manase Kaho….”)

Traduccion Arlette Meyer

Revision Verónica y Carlos Fazzari

ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨