domingo, 23 de octubre de 2011

MI VIDA ES MI MENSAJE


No cambiaré el curso de Mi Vida en lo más mínimo como resultado de lo que la gente pueda decir acerca de Mí. No le tengo miedo a nadie ni a nada. La Verdad no le teme a nada. La falsedad tiembla a cada sombra. Este cuerpo Mío se llama Verdad; el principio que reside en este cuerpo también es la Verdad. La Verdad dentro de la Verdad produce "la Verdad de la Verdad". He asumido esta forma para guiar a la humanidad de lo incierto a la Verdad.
Me alimento como ustedes, me muevo como ustedes, hablo en su lenguaje y me comporto de manera que me puedan reconocer y comprender, y esto lo hago por USTEDES, no por Mí. Los dirijo hacia lo Divino, ganando su confianza, su Amor, su sumisión, estando entre ustedes como uno de ustedes, siendo alguien a quien le puedan ver, escuchar, hablar, tocar y tratar con reverencia y devoción. Mi plan es transmutarles en buscadores de la Verdad.
Estoy presente en todas partes, en todo tiempo; Mi voluntad ha de prevalecer sobre todo obstáculo. Estoy consciente del pasado, presente y futuro, de sus pensamientos más íntimos, y de sus secretos más cuidadosamente guardados. Yo soy el Motivador Interno, el testigo de todo, y el que todo lo sabe. Sin embargo, no manifiesto estos poderes de manera caprichosa, o meramente como ostentación, porque soy un ejemplo y una inspiración en todo lo que hago o dejo de hacer. MI VIDA ES MI MENSAJE.
Por ejemplo, ustedes deben haberse fijado en que Yo nunca tengo entrevistas con una mujer a solas; llamo a las mujeres en grupos de diez o quince. Deseo que se fijen en esto y aprendan que uno debe ser extremadamente cuidadoso cuando se está tratando con el sexo opuesto, porque aunque Yo estoy más allá de todo Atributo Humano, como este cuerpo es obviamente masculino, quiero enseñarles tanto a los hombres como a las mujeres, cómo deben regular su comportamiento social para estar más allá de toda sospecha o habladuría.
Estoy activo y ocupado las veinticuatro horas del día. Diariamente el correo me trae miles de cartas, y ustedes me dan personalmente cientos más. Sin embargo, Yo no acepto ayuda de nadie, ni aun para abrir el sobre. Hago esto porque ustedes me escriben dándome detalles íntimos de sus problemas personales, sabiendo que solamente Yo las voy a leer, teniendo implícita confianza en Mí. Cada uno de ustedes escribe una carta, y esto hace llegar a Mí una correspondencia voluminosa, y tengo que ocuparme de todas ellas. Ustedes se preguntarán, ¿cómo es que puede hacerlo? Bueno, no pierdo ni un solo momento.
Y todo esto lo hago, no por ganancia personal, sino simplemente porque Yo he venido por ustedes. Nunca busco la ayuda de otro. Yo doy ayuda pero nunca la recibo. Mi mano siempre da, nunca toma. Por eso deben llegar a la conclusión de que éste debe ser Poder Divino, y no humano.
Dios lo puede hacer todo. Él tiene todo el poder en la palma de Su mano. Mis poderes no residen en Mí por un tiempo y después se esfuman. Todo esto es obvia manipulación de la Voluntad Divina. Mi cuerpo, como los demás cuerpos, es una habitación temporal, pero Mi poder es eterno, omnipresente, perdurable. He asumido este cuerpo para servir a un propósito: el establecimiento de la Virtud y la enseñanza de un Código de Conducta. Cuando se cumpla este propósito, este cuerpo desaparecerá como las burbujas desaparecen en las aguas.
¡Personificaciones de la Divinidad! Éste es el mejor momento para decirles algo sobre la autenticidad de este advenimiento Mío. No estoy diciendo esto para establecer un reclamo a la superioridad o a la importancia de este cuerpo. Sólo deseo comunicar la Verdad. Hay muchos que no pueden soportar o tolerar el esplendor que estoy manifestando, la Divinidad que se expresa en cada acto, las maravillas y los eventos asombrosos que son el resultado de la Gracia. Dichas personas califican estos eventos como actos de mesmerismo, milagros o hazañas de magia, y tienen la esperanza de que pierda la estimación de la gente. Déjenme decirles algo: Lo que hago no es mesmerismo, ni milagro, ni magia. Lo Mío es Poder Divino genuino.
Mi enseñanza es el Amor, Mi mensaje es el Amor, Mi actividad es el Amor, Mi forma de vida es el Amor. Dentro del alcance humano no hay nada más precioso que el Amor. Una palabra dicha con Amor, es un bálsamo para el que está cansado. Ustedes vienen a Prashanti Nilayam por carretera, por tren, o por ómnibus, entran en el jardín extenuados y anhelantes. Desde el balcón les pregunto: Oh, ¿cuándo llegaron? Muchos pueden dudar y decirse: IPor qué hace Baba esta pregunta? ¿Es que no sabe? Seguramente El debe saber todo lo concerniente a Él y a nosotros. ¿Por qué entonces hace esta pregunta? Pero es que la persona a quien se le hace esta pregunta, queda satisfecha de que Baba le haya hablado tan pronto como entró. Yo busco darles alegría y, por lo tanto, aunque Yo sepa, les hago tales preguntas. Si no las hago y me mantengo callado, entonces ustedes se sentirían abandonados y frustrados, ¿no es así? Ustedes saben que hago estas preguntas, no por las respuestas en sí que ya conozco, sino por la satisfacción que Mis palabras les dan. También puede que pregunte: ¿Cómo está usted?, aunque sepa que está bien, y es por eso que pudo venir; o que no está bien, y que ésa es la razón por la cual vino a Mí. Ésta es la actitud que encanta; si se habla, si se fija la mirada, si se hace algo, de esto deriva placer. Ésta es Mi Gracia que les hace felices cuando me dirijo a ustedes, o les hablo, o les hago algo.
En esta inmensa reunión hay personas que hablan distintos idiomas. Cada uno puede solamente entender el suyo, y quiere que se le hable en ese idioma. ¿Pero existe el lenguaje del corazón, que todos pueden comprender, y que a todos les gustaría oír? Ese es el lenguaje que Yo hablo, el lenguaje que va desde Mi corazón al suyo. Cuando el corazón habla al corazón, lo que se transmite es Amor, sin reserva alguna. Las pruebas y las tribulaciones, las angustias y las emociones, la búsqueda y las penas, todas ellas son de la misma clase para toda la humanidad. El corazón sensible escucha con comprensión y responde con Amor.
La nieve en los picos de las montañas se ablanda durante el día como resultado de los rayos del sol; se endurece durante la noche cuando el sol está ausente. De la misma manera sus corazones duros me endurecen, pero sus corazones blandos me ablandan.
Sean sencillos y sinceros. Es pura pérdida de dinero el recargar los retratos e imágenes en los santuarios y altares de sus hogares con guirnaldas, y exhibir costosos utensilios, vasijas y ofrendas, para hacer ostentación de su devoción. Esto es fraude y degrada a la Divinidad, atribuyéndole el deseo de pompa y publicidad.
Yo sólo pido pureza de corazón para derramar Mi Gracia sobre ustedes. No pongan distancia entre ustedes y Yo. No interpongan las formalidades de la relación entre Maestro y discípulo, o aun las distinciones altitudinales de las relaciones entre Dios y devoto, entre ustedes y Yo. Ni soy Maestro ni Dios. Yo soy Ustedes; Ustedes son Yo; ésa es la Verdad. No existe ninguna distinción. Aunque parezca que la hay, es sólo una ilusión. Ustedes son las olas, Yo soy el Océano. Sepan esto y sean libres, sean Divinos.

          Prashanti Nilayam
23 de octubre de 1969








ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨