sábado, 13 de marzo de 2010

BUSQUEN LA COMPAÑIA DE LA GENTE BUENA


 
Cuando se mantiene la buena compañía, la consecuencia es el desapego. Al lograr el desapego, la consecuencia es la remoción de todas las relaciones ilusorias. Al remover todas las ilusiones, la consecuencia es la estabilidad mental. Con la estabilidad mental se logra, como consecuencia, la Liberación del Alma individual.
¡Sagrados estudiantes! Hay dos cosas que son importantes en la vida del hombre. Una, es la confianza en sí mismo y la otra es la purificación de la propia mente. El hombre no puede vivir por sí mismo en aislamiento. El mundo entero depende de la estructura social y la manera en que los individuos se interrelacionan en una sociedad.
Sankara tuvo la posición de maestro para todo el mundo y propagó muchos ideales entre la gente. Entre ellos, el concepto de no dualidad o filosofía advaita, resalta por su importancia. Sankara enfatizó la importancia de estar en buena compañía y de pasar el tiempo en buena compañía. Enseñó que la buena compañía representa un paso importante para la Liberación y, quizás, es el primer paso hacia ella. Si realizamos una investigación sobre el significado de "buena compañía", comprenderemos que nos referimos a la amistad con gente buena. Dios, que da alimento hasta a una rana atrapada entre dos grandes piedras, no dejará de proveer alimento a los seres humanos que están tan cerca de El. Bajo estas circunstancias, no está bien que el hombre se preocupe exclusivamente por procurarse el alimento, sino que debe ir tras la realización de la Verdad y desarrollar la Fe en Dios. Cuando nuestros congéneres se encuentren en dificultades, debemos acudir en su ayuda en la mejor forma que nos sea posible. Deben sentir la unicidad de toda la humanidad y darse cuenta de la relación que une a un ser humano con otro. Deben llegar a realizar al espíritu del Ser que está en toda la gama de seres humanos. Sólo ello les dará la oportunidad de alcanzar el ideal de la "Hermandad del hombre y la Paternidad de Dios". Hoy en día usamos términos como "hermano" y otros de este tipo, de manera vacía y únicamente como palabras huecas. No le damos ningún valor ni a la relación física ni a la relación mental que implica la palabra "hermandad". El verdadero sentido de "hermandad" lo podemos entender únicamente cuando nos elevamos por encima de estas relaciones temporales del cuerpo y de la mente y llegamos a comprender el aspecto de la Divinidad. Sólo entonces nos damos cuenta de que el Principio Divino que existe en todos nosotros es el mismo. Deberíamos realizar un esfuerzo con el fin de darnos cuenta de esta Verdad. Para reconocer tal Verdad, resulta esencial este tipo de buena compañía. Pueden preguntarse qué beneficio obtendremos de este tipo de buena compañía. Los rasgos buenos del hombre, al igual que los malos, reciben su configuración última cuando él se mezcla con otros miembros de la sociedad. En este contexto, podemos tomar como ejemplo el polvo que se deposita sobre la superficie de la tierra. Pese a que este polvo no tiene alas y no puede volar por sí mismo, puede levantarse de la tierra al lograr la buena compañía del viento. Y el mismo polvo no se elevará, sino que se depositará, si se asocia con el agua. El hierro que es duro, negro y opaco, se vuelve blando, rojo y brillante cuando hace amistad con el fuego. Y ese mismo hierro se llena de óxido y pierde toda su fuerza cuando hace amistad con la suciedad y la humedad. Todas estas modificaciones ocurren por la asociación con otros, en el medio ambiente. Generalmente, nada puede cambiar o transformarse por si mismo, sin la ayuda de alguna asociación externa. Un bebé aprende a caminar, a hablar, a correr, a leer y a escribir sólo gracias a la ayuda de la madre y al amor y afecto que ésta le demuestra. Sin el Amor y el afecto de la madre, el bebé crecerá como un animal y no llegará a hablar, a caminar o a hacer nada de lo que otros seres humanos pueden y están entrenados para hacer. Los animales que nacen, crecen y viven en los bosques tiene ciertos rasgos que son distintivos en ellos. Si estos animales son apropiadamente entrenados por algún domador de circo, pueden hacer cosas que ningún otro animal hace. Los loros pueden llegar a pronunciar palabras de manera perfectamente comprensible y clara si los entrenamos bien y están en buena compañía. Del mismo modo, si están en buena compañia, podrán lograr la buena vida que desean y las aspiraciones que tengan en mente, acerca del tipo de vida que quieran vivir.
Por el contrario, si pasan el tiempo en mala compañía y andan vagando por las calles como perros vagabundos o aullando como lobos, estarán desperdiciando sus vidas. Todo tiempo que se pierda es vida que se pierde. Si pueden llegar a entender la fuerza y el poder de la buena compañía y la usan de la mejor manera posible, tendrán todas las oportunidades para hacer grandes cosas. Toda la gente buena se distingue porque sus pensamientos son atrayentes, sus acciones son delicadas y sus ideas son positivas.
Se puede reconocer a la buena gente por sus benévolos pensamientos, palabras y acciones. Les daré un pequeño ejemplo. Si un trozo de carbón negro se mantiene cerca de un vivo fuego rojo, la zona del carbón que esté en contacto con él empezará a brillar. En esta analogía, el carbón negro es la ignorancia de ustedes y el fuego brillante es la buena compañia. Al juntarse ambos, sólo la porción de la ignorancia expuesta a los efectos de la buena compañía será disipada. Resulta entonces que no basta estar cerca de gente buena. Deben desarrollar también la disciplina espiritual del Amor y hacerse queridos por la gente buena; es necesario estar cerca y hacerse querer por la gente buena.
La naturaleza de la gente mala es tal que se regocijan y les produce placer el ver las dificultades y los problemas que se le presentan a la gente buena. La gente mala se pone celosa y envidiosa cuando observa que la gente buena hace el bien y recibe crédito por las buenas obras que realiza, de modo que empieza a contar chismes sobre ella y a tratar de desprestigiarla. Esta gente mala tiene mil ojos y se esfuerza en ver sólo las malas cualidades en los otros. La compañía de gente así sólo nos arrastra hacia lo negativo; por ello, Sankara enseñaba que había que esforzarse por mantenerse a distancia de gente así.
He aquí una historia de un orfebre que una vez estaba fundiendo oro. Durante el proceso, se dirigía de la siguiente manera al oro: "¡Oro! ¡Eres algo muy valioso y la gente te respeta, pero ahora estás en mis manos! Tendré la oportunidad de calentarte, fundirte, golpearte y hacer muchas cosas contigo, que te van a doler. Pero, ahora, éste es mi privilegio y mi placer". En respuesta, el oro señaló que el resultado de todo lo que hacía por herirlo, sería únicamente el purificarlo más y aumentar su valor al remover sus impurezas, dejándolo más brillante y más perfecto. Por el contrario, en el proceso, el calor, el humo, el dolor de golpearlo fuerte no serían molestos más que para el orfebre. De hecho, las molestias serían para el orfebre y todas las ventajas para el oro. Si toman a la gente buena, los santos, los hombres de gran carácter y los hombres que poseen mentes estables, no hace diferencia el que traten de insultarlos o de herirlos, exaltarlos o alabarlos. La herida, el insulto y ni siquiera la alabanza, jamás los afectan; todos ellos vuelven a la persona que los ha proferido. Ustedes, los jóvenes, deben tratar de vincularse con hombres buenos y de gran carácter, para llegar a elegir la senda por la cual deseen avanzar.
En verdad deseo que todos los que están reunidos aquí busquen la buena compañía y elijan esta senda. Deben adquirir las cualidades de la Verdad, el Amor y la paciencia y también la del sacrificio. Este período de vuestra vida es como las horas de la mañana. Si, cuando comienzan sus vidas, vuelven sus mentes hacia lo bueno y hacia Dios, lograrán que las malas cualidades no los acosen, el ego no los acorrale y la envidia y otras cualidades indeseables no se les acerquen.
Por ello, deben tratar de unirse a la buena compañía y sacar de allí todos los beneficios que emanan de ella. La buena compañía les conduce al desapego y el desapego les hará alcanzar la Autorrealización.
Sankara compuso muchos versos y, cada uno de ellos, debe ser considerado como una luminosa luz de conocimiento. Deben poner en práctica su contenido para rectificar sus vidas. Hoy han aprendido el verso correspondiente a la buena compañía y los beneficios que ella nos confiere. Hemos visto su importante significado interno pero, además, debemos ponerlo en práctica. Entonces, podrán darse cuenta de la naturaleza del Alma y desarrollar confianza en ustedes mismos y sus capacidades. Espero que se mantengan en buena compañía en el futuro y se alejen de toda mala compañia. Esta es mi bendición para ustedes y espero que siempre estén en buena compañía.
                                                       Sri sathya Sai Baba

ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨