lunes, 15 de marzo de 2010

LOS AMIGOS QUE NECESITAN


Mientras están en este mundo pasajero, andando con dificultad a través de penas y alegrías, los hombres tienen gran necesidad de alguien a quien poder comunicar sus sentimientos, con quien compartir sus descubrimientos y depresiones, sus momentos de dicha y de tristeza; alguien que esté a su lado durante el duro recorrido del camino hacia la Verdad y la Paz, alguien que los estimule y les dé el valor para alcanzar la meta.
¿Quién es nuestro verdadero amigo? ¿Quién es un amigo falso y engañoso? Es evidente que, tal como se entiende hoy en día, la amistad y los amigos están muy lejos del nivel ideal. Amigos que puedan ofrecer un verdadero consejo, consuelo o apoyo son dones preciosos que hoy en día resultan escasos.
Una amistad nacida de vínculos monetarios se rompe tan pronto piden que les sea cancelada la deuda; de modo que, cuando dan un préstamo a un amigo, están cortando el vinculo de la amistad en ese mismo instante. ¿De qué modo podría cimentarse una amistad con palabras o con dinero? Si la amistad ha de ser duradera, es el corazón el que debe entender al corazón y el corazón el que debe atraer al corazón. La amistad debe vincular a dos corazones y producir un efecto beneficioso en ambos, sean cuales fueren las circunstancias para cada uno de ellos: pérdidas o ganancias, dolores o placeres, buena o mala suerte. El vinculo debe sobrevivir a todos los embates del destino y no debe ser afectado ni por el tiempo, ni el lugar, ni las circunstancias. Cada uno debe poder corregir al otro y cada cual debe agradecer las críticas y los comentarios del otro, porque cada uno sabrá que se beneficia con la simpatía y el Amor. Cada uno debe mantenerse alerta para que el otro no se aparte del ideal, para que no llegue a cultivar hábitos que sean degradantes o esconder pensamientos y planes que produzcan maldad. El honor de cada uno estará a salvo con el otro. Cada uno confiará y descansará en el Amor alerta del otro. Sólo merecen ser llamados "amigos" aquellos que ayudan a elevar la vida, purificar los ideales, sublimar las emociones y fortalecer las resoluciones. Aquellos que los arrastran hacia la pompa, la pedantería, los entretenimientos vulgares y las bromas grotescas son enemigos y no amigos. Los amigos no se obtienen gracias a la posición social, a la exhibición financiera, al brillo exterior o a las afirmaciones verbales. Miren dentro de su verdadera Alma, los motivos internos y al motivador, sus aspiraciones y sus logros más profundos y, recién entonces, sean leales a ellos.
Puede que hayan oído hablar sobre la amistad entre Kuchela y su "compañero de estudios", Krishna. ¿Cómo pudo sobrevivir la amistad entre ambos, pese al inmenso abismo entre sus posiciones mundanas y espirituales? Krishna era Dios encarnado y Kuchela era sólo un hombre. Krishna era un soberano, un creador de reyes, un héroe incomparable, monarca y preceptor. Kuchela era tan pobre, que tenía que ingeniárselas para conseguir su próxima comida. Habían estudiado juntos, por algunos años, en la ermita del sabio Sandipani y allí se sembró el germen de la amistad.
El sentimiento de la amistad debe activar cada nervio, penetrar cada célula y purificar cada onda emocional. No debe dejar sitio al más mínimo indicio de egoísmo. No se puede elevar a la noble categoría de amistad una relación que busca el explotarlos o esquilmarlos para beneficio personal. Posiblemente, el único amigo que puede pasar este riguroso examen es Dios.
Hace muchísimo tiempo, hubo una persona que tenía tres amigos. De manera accidental fue acusado de un crimen y el Tribunal lo sentenció a prisión. Acudió a un amigo y le pidió que testimoniara en favor de su inocencia y éste le dijo: "No me moveré de mi casa; te puedo ayudar únicamente dentro de ella". El segundo amigo le dijo: "Sólo iré hasta las puertas del Tribunal, no subiré al estrado de los testigos". El tercero, le dijo: "Vamos, hablaré por ti en donde quieras". El primer amigo representa "las propiedades y posesiones", que no pueden sino testimoniar por uno dentro de la casa. El segundo, representa a "los parientes y circulo de conocidos" que no pueden llegar más allá del cementerio ni acompañan a una persona hasta el "Tribunal". El tercer amigo representa al "renombre" que uno se ha ganado por sus virtudes y su servicio y que persiste incluso más allá de la muerte y el entierro, testimoniando por años y anunciando eternamente la inocencia y la grandeza del individuo. Es este amigo el que también decide la naturaleza de un próximo nacimiento.
Dado que son jóvenes, deben esforzarse por adquirir buenos amigos y conservarlos. No retrasen esta tarea por escuchar a algunos mayores que les aconsejen dejar el recorrido del camino espiritual para más tarde, cuando se hayan retirado de la vida activa. Les dirán que pueden leer el Bhagavad Gita cuando lleguen a viejos. Pero un consejo así equivale a decirle a una nación que espere hasta que se haya declarado una guerra, para empezar a entrenar un ejército y detener al enemigo. Se requieren largos años para tener un ejército entrenado y preparado para enfrentar cualquier contingencia, ya que, si se entregan armas a gente sin preparación, se provocará un desastre entre las personas que las llevan.
Las buenas obras y los buenos pensamientos que se cultivan durante toda la vida permanecerán leales y firmes como un buen amigo, cuando uno se esté aproximando al fin. De modo que todos ustedes, muchachos y muchachas, deben tomar la decisión de empeñarse en acciones que promuevan su propia Paz y progreso, como asimismo la Paz y el progreso de todo el género humano. No perjudiquen su futuro con la persecución de beneficios temporarios o el engrandecimiento egoísta. Ansíen y merezcan buenos amigos que les ayuden a mantener un rumbo correcto. Y, por sobre todo, tengan a Dios por guía y amigo incondicional. La amistad es la expresión del Amor inconmovible, el Amor que es noble, puro y que está libre de deseos o egoísmo. Los bendigo, para que logren recibir este tipo de amistad y que también ustedes hagan felices a otros, otorgándoles este sagrado tipo de amistad.

Sai Baba
Brindavan,
24/5/1973


ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨