jueves, 24 de febrero de 2011

SHIVARATRI UNA NOCHE VENTUROSA


Para el nombre del mundo actual, la palabra de Dios es un inexplicable misterio. Hay quizás en su mente una idea vaga y nebulosa asociada con las Escrituras, condicionada por los conceptos que le han sido inculcados en la infancia y se han modificado a la luz de las experiencias vividas durante años posteriores pero, en verdad, no sabe nada acerca de la divinidad que está engarzada en su cuerpo. El estudio de las Escrituras no le revelará a Dios ni le dará ninguna prueba de El, ni siquiera en pequeña medida. Las Escrituras son como los postes de señales en una carretera, que indican el destino final. Muestran sólo los medios para alcanzar la meta. El mirar simplemente un mapa no nos hace llegar a destino. De igual modo, no se puede conocer a Dios leyendo o exponiendo Sagradas Escrituras, sino viviéndolas. Un niño que ha recibido las enseñanzas de las escrituras de adultos que no practican el recto camino indicado por ellas, pronto descubrirá la hipocresía de los mayores, no les tendrá respeto y menos aún respetará las Escrituras. Ese niño de ayer es el hombre de hoy, envuelto en el brillo superficial de la ciencia y la tecnología, de la posesión de riquezas transitorias y la adquisición de la fama incierta. Saturado de arrogancia y orgullo, provoca una crisis tras otra en el acontecer de la humanidad y lleva la miseria a miles de personas.
El hombre oye ocasionalmente hablar de Dios pero, como nunca Lo ha visto, no se preocupa mucho por ese Dios que no quiere colaborar con él eliminando la miseria y el sufrimiento infligidos a los otros por su propio comportamiento egoísta. La Humanidad está presa en la poderosa garra de la ignorancia, que se sucede en un interminable círculo vicioso de una generación a la otra.
¿Quién puede vencer esa temible ignorancia y rescatar a la Humanidad? Difícilmente el hombre solo, por sí mismo, pueda jamás salir victorioso y sentir paz profunda y ecuanimidad permanente en su corazón. Sólo Dios puede romper ese círculo vicioso revelándose El mismo a la humanidad y dispersando la oscuridad de la ignorancia que la envuelve. Para cumplir esta hercúlea tarea, Dios tiene que entrar por fuerza en el marco de su creación a fin de revelarse a sí mismo como Avatar por medio de un cuerpo humano.
Dios, como tal, es incomprensible para el hombre. La brecha entre el hombre y Dios es demasiado grande. Por eso, en el cuerpo de un Avatar, Dios se comporta como un hombre ideal y realiza el milagro de romper ese círculo vicioso, iluminando desde adentro el corazón del hombre. De todas las criaturas vivientes, sólo el hombre tiene la capacidad de discernir y la capacidad de ejercer una libertad de elección. En consonancia con esa libertad, el Avatar causa una transformación interna a través de Su amor divino, sin ninguna forma de presión o compulsión externa. Ese es el secreto de la intervención divina en los asuntos de los hombres. Luego, por una manifestación de sabiduría divina y de omnipotencia, El da pruebas irrefutables de que no es simplemente un personaje santo. El sabio más erudito es incapaz de explicar esas pruebas ni de comprenderlas; pero, con toda seguridad, podrá interpretarlas como una manifestación del Amor supremo. La producción del Lingam es una de esas pruebas ofrecidas por Bhagavan Sri Sathya Sai Baba a la Humanidad.

Ling significa símbolo. Al manifestarse el Lingam en Baba a través de Su divino poder de creación, se puede afirmar que el Lingam es un símbolo del Universo, y su manifestación, un nacimiento simbólico de Dios en el tiempo y en el espacio.
"Todas las Formas son mías", afirma Baba, "y todos los Nombres son míos". Un embrión se desarrolla dentro del útero de su madre y viene a este mundo como bebé, con otros atributos. Simbólicamente, la persona cósmica se desarrolla dentro de su madre Sai (Madre Divina) y nace en este mundo como el Lingam a través de la boca de Sai.
Se dice que todas las cosas emergen del Lingam y finalmente se funden en El. Del Lingam surge el movimiento y el flujo de la vida. Baba dice: "La divinidad informe, el Lingam, está en el centro mismo del corazón del hombre, como el único proveedor de bienaventuranza, poder e iluminación. Dirijan su mirada hacia adentro para que el Lingam pueda otorgarles estos tres beneficios. La mente estará entonces iluminada por los frescos y reconfortantes rayos del amor, que son como los frescos y reconfortantes rayos de la Luna. La Luna nace de la mente. Si no purifican la mente con amor, la Luna llena de la sabiduría espiritual no brillará en ella. La repetición del nombre, la meditación y la observación de ayunos y vigilias brillarán igual que estrellas engarzadas en el cielo, en el cielo interno de nuestra mente. Pero la oscuridad de la ignorancia no desaparecerá hasta que la lámpara del amor alumbre".
El Lingam que emana de la boca de Baba en la festividad de Mahashivaratri puede estar hecho de metal o de alguna piedra semipreciosa, como el ágata, por ejemplo. En otras ocasiones, aunque raras, está hecho de una sustancia parecida al cristal puro y transparente. También puede ser de oro puro. Shivaratri, o la noche de Shiva, es observada en la decimocuarta noche de la mitad oscura de cada mes. Un hecho bien establecido en la disciplina yóguica demuestra que es más fácil controlar la mente durante la mitad oscura del mes, o sea, cuando la Luna está decreciendo. La decimocuarta noche es particularmente adecuada para una práctica espiritual intensa que ayude a sublimar las tendencias de la mente. Es posible lograr una victoria completa de la mente durante esta noche. Cuando la mente está bajo absoluto control, uno se vuelve heredero de los dones de Bienaventuranza, poder e iluminación.
En los meses de febrero/marzo, la decimocuarta noche es conocida como Mahashivaratri. Maha significa grande. Shiva significa auspicioso y Ratri, noche: la gran noche venturosa. ¿Venturosa para qué? No solamente es favorable para la obtención del completo control sobre la propia mente, sino que Shiva, la divinidad informe, nace en el Lingam durante esa noche. Shiva en la forma del Lingam es adorado y reverenciado para lograr la adquisición de la divina sabiduría.
En una ocasión, Baba le dijo a un grupo de devotos que habían sido testigos de la producción del Lingam: "Algunos lo han captado como una forma específica, otros como una luz y los demás sólo como un destello o rayo, pero no importa en qué forma hayan ustedes percibido la generación de este Lingam y su manifestación, porque lo que realmente han conocido es el secreto de la Creación".

Fuente: Sai Baba Magazine
Tomada de Visión de lo Divino de Eruch B. Fanibunda


ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨