viernes, 20 de mayo de 2011

SU AMOR...A TRAVES DE MI VIDA Por la Sra. Gita Ram

"SU AMOR...A TRAVES DE MI VIDA"
Por la señora Gita Ram
mhtml:file://D:\HEART%202%20HEART%20WEBs\Miscellaneous%20His%20Love%20Throughout%20My%20Life%20-%20Sep%202005%20Mrs%20Geeta%20Mohan%20Ram.mht!http://media.radiosai.org/journals/vol_03/09Sep01/images/1-wpix.gif
La señora Gita Ram proviene de una familia que ha estado asociada con Swami por las últimas cuatro generaciones. Ella es la hija del Dr. Padmanabhan, un ardiente devoto y figura familiar en ‘Brindavan’, el Ashram de Swami en Bangalore. El bisabuelo  de Gita Ram, el señor Seshagiri Rao vino a Swami en el 1943 y fue el sacerdote del templo en Prashanti Nilayam por muchos años. Habiendo venido a Swami a una tierna edad, la vida de Gita Ram está llena de maravillosas experiencias con Sai e increíbles anécdotas, las cuales son interesantes e iluminantes. Actualmente ella vive en Washington, DC.
Esta es la charla que dimos al aire en la Radio Sai un tiempo atrás. Llena de instancias maravillosas, la  hemos dividido en dos partes, Parte – I y Parte – II, para mayor facilidad de lectura.

PARTE - I
Cuandoquiera que hablo acerca de mis propias experiencias, la niña creciendo a Sus pies o acerca de mi juventud o vida adulta, siempre regreso atrás en el tiempo y disfruto de aquel incidente. Yo fui lo suficientemente afortunada de nacer en una familia en la cual mi bisabuelo vino a Swami en el 1943, y desde allí en más hemos tenido la fortuna de disfrutar de Su Presencia física, dado que vivíamos en Bangalore.
El Primer Incidente…
En mi infancia solía llevar casi 11 horas el llegar a Puttaparthi, por tren, bus, carro a bueyes, caminando y cruzando el río. Teníamos a Swami con nosotros desde las 6 de la mañana hasta las 10 de la noche. De hecho, mi tía abuela solía decirle a Swami, “Por favor vete ahora, tenemos que hacer los quehaceres domésticos. Tú siempre estás con nosotros y no podemos siquiera lavar la ropa.” Suena como un sueño.  
Ahora Él nos dice, “Mis bendiciones están con ustedes, pueden irse ya”. En aquellos días Él solía llamarnos y decirnos, “quédate un día más”. Ahora voy a compartirles el primer incidente –en el cual hoy no estaría hablando aquí con ustedes si no fuera por Su Gracia un mes atrás.
El 22 de Noviembre del mes pasado, en nuestro Centro Sai de Barrister Sur habíamos planeado un gran programa de 4 días para el Cumpleaños de Swami, para el fin de semana de Acción de Gracias.  Nuestro programa comenzaría el 23 al mediodía, así que el 22 por la tarde yo estaba muy ocupada. Había sido la coordinadora de Educación allí y como era un gran programa, había estado muy ocupada por 3 meses preparando a los niños.
Robo en el Cajero Automático
Así que en la tarde del 22 cerca de las 5:30 p.m., decidí ir a comprar algunas flores y frutas para mi adoración de la mañana. Entonces fui a un negocio que estaba en un área de shopping muy grande. Había una multitud comprando cosas para el día de Acción de Gracias, y en el camino fui a un Cajero Automático. Estacioné mi automóvil para retirar algo de dinero y abrí la puerta para salir, pero mientras lo hacia un hombre corrió por el área verde detrás, abrió la puerta trasera de mi automóvil y entró. Él puso su brazo izquierdo alrededor mío y en su mano derecha tenía un cuchillo el cual  puso en mi cuello y dijo, ¡“Conduce, conduce, conduce!”
Yo no podía conducir ya que no había cerrado la puerta, así que le dije, “Mira, si es el dinero lo que quieres, te lo doy”.
Él dijo, ¡“No, acaso no ves que me están persiguiendo – conduce!”
Yo le dije, “Déjame cerrar la puerta” y en esa demora la Gracia de Swami apareció. Por causa de esa demora, dos autos de policía, que evidentemente habían estado persiguiéndolo, bloquearon mi automóvil por ambos extremos. Entonces seis oficiales de policía vinieron hacia mi automóvil. Pero cuando se dieron cuenta de que él tenía un cuchillo alrededor de mi cuello se detuvieron a unos quince pies de distancia para poder verlo y que él pudiera verlos.  
Yo no pude verLo, pero tengo una pequeña foto de Swami pegada en el vidrio de mi automóvil y tenía mi mano en ella. Mientras la policía se acercaba yo comencé a hablarle, “Mira, si tú me haces algo a mi vas a estar en problemas – estarás en prisión de por vida. Pero si te entregas ahora estarás en prisión por 2 o 3 años. Ni puedes escapar ni puedo conducirte fuera de aquí – ¿así que no crees que deberías entregarte?”
 “¿Cómo está Gita?”
Hubo una pausa y luego él dijo, ¿“Cómo es que no tienes miedo?”
Yo le dije, “qué sentido tiene el tener miedo. Tú tienes completo control sobre mí y yo no puedo hacer nada. Si es mi hora de irme entonces tendré que irme. Mis hijos están bien asentados, pero tú no podrás ir a ninguna parte, entonces sería mejor para ti el entregarte.” Hubo una pausa nuevamente y desde ya que todo el tiempo había sido Swami el que había hablado a través de mí.
Entonces él dijo, “Okey”, abrió la puerta, puso sus manos arriba en el aire y comenzó a caminar hacia los policías. Cuando pasó mi automóvil los policías se abalanzaron sobre él y fue terrible el ver a la policía abalanzarse sobre un ser humano que se había rendido.
Lo arrastraron y lo tiraron en el auto de policía y luego dos policías vinieron a preguntarme si estaba bien. Pero yo les pregunté por qué tuvieron que tratarlo así cuando él ya se había entregado, y cómo es que funciona la ley si un abogado está con él. Todos creyeron que yo estaba un poco loca o que tenia simpatías mal ubicadas, mientras que yo debería estar preocupada por un abogado para mí misma. Luego, por supuesto, comenzaron a preguntarme qué es lo que le  había hablado para que él abriera la puerta y se entregara.
Entonces les expliqué todo lo que había sucedido y no lo podían creer. Eso fue lo que sucedió en ese día. Así que creo que he sido una niña molesta para Swami desde siempre. De hecho Swami bromeó conmigo una vez – “Todos celebran Mi Cumpleaños y tú siempre Me das trabajo en Mi Cumpleaños.”
Sucedió que mis padres estaban en Parthi el 24 y no estaban al tanto de lo que había sucedido. En aquel día mi madre estaba sentada en el Darshan, Swami vino hacia ella y le dijo, ¿“Cómo está Gita?
Ella respondió, “Ella está bien Swami.”
Entonces Swami dijo “¡Oh! ¿Está bien ella?”
Mi madre se sorprendió ya que se dio cuenta de que Swami sabía algo acerca de mí. Entonces ella dijo, “Swami, hablé con ella el 10 y estaba bien entonces, después de lo cual no volví a hablar con ella.”
Entonces Swami le dijo, “Ahora ella está bien.”
Ella pensó que yo probablemente estaría enferma y que ahora estaría bien. Cuando regresó de Parthi yo le conté acerca de este incidente y entonces se dio cuenta de lo que Swami le quiso decir aquel día.
Swami está Siempre con nosotros
Cuando Swami regresó a Brindavan el 2 de diciembre, mi padre estaba allí – él es el hombre que camina detrás de Swami para recolectar las cartas. Swami le describió a él todo lo que me había sucedido. Y Swami dijo, “Ella está loca, está siempre loca, ella estaba pidiendo un abogado para ese tipo.” El punto que quiero marcar aquí es que Swami está siempre con nosotros y que Él nos cuidará, pero a veces no lo sabemos o no lo creemos, ya que la calidad de vida que llevamos no es a veces la que Swami espera. Así que cosas como estas nos reaseguran que Swami está siempre con nosotros y que Él sabe cada pensamiento, palabra y acción.
Así es como la Vida Es – Escaleras y Serpientes
En aquellos días Swami solía venir y quedarse con nosotros en Bangalore y Él era parte de nuestra familia. Por muchos años en mi niñez, Él era un maravilloso tío para mí. Él solía hablar con los mayores por la tarde pero también tenía un tiempo especial para nosotros los chicos, en el cual solía contarnos historias o jugar a algunos juegos con nosotros. Incluso al jugar juegos con nosotros, Él nos enseñaba lecciones en Su propio estilo. Uno de los juegos que Él siempre jugaba con nosotros era “Escaleras y Serpientes” (Juego de mesa del estilo del ‘Juego de la Oca’. N. del T.).
Nosotros los chicos solíamos decir, “Swami, no queremos jugar a este juego conTigo ya que siempre ganas”.
El dado siempre daría el número que Él quería. Entonces Él decía, “No, no, Yo voy a jugar como ustedes.”
Entonces Él se retrasaba por algún tiempo perdiendo y de repente se iba de nuevo arriba de todo y nos decía, “Miren ustedes inútiles – ¡ni siquiera saben cómo jugar a Escaleras y Serpientes! Así es como la vida es, llena de serpientes y escaleras.  A veces suben, a veces bajan pero su meta es llegar al 100 – la Divinidad. Para hacer esto deben enfrentar ambos, serpientes y escaleras; al mismo tiempo tienen el par de dados en las manos de Dios. Él los cruzará en una barca.”
Vibhuti Discado
Este incidente me sucedió cuando tenía ocho años de edad. En aquel tiempo mi abuela que vivía en Puttaparthi fue enviada por Swami a Bangalore para una operación de la vista. Cuando ella pasó por el chequeo médico, le fue dicho que requería de una cirugía. Ella tenía fe profunda en Swami y quería regresar a Puttaparthi para pedir a Swami Sus bendiciones.
Pero mi padre dijo, ¿“Por qué quieres volver?  Él te envió aquí.” 
 “No, estos médicos me van a volver ciega, necesito Sus Bendiciones,” ella respondió.
Mi padre no estuvo de acuerdo con el pedido. Esa noche mis padres habían salido a algún lugar y mi abuela me estaba diciendo que ella dependía de mi padre para que la lleve a Parthi y él no estaba dispuesto a llevarla, pero ella quería las Bendiciones de Swami.
De repente el teléfono sonó y era una llamada de larga distancia desde Bukkapatnam (pueblo vecino a Puttaparthi) ¡y Swami estaba allí en el teléfono! En aquellos días no había servicio telefónico en Parthi. Él dijo, ¿“Es Gita?” Yo respondí “Si, Swami” Él dijo, ¿“Está la vieja quejándose? Ponla en el teléfono.” Entonces ella comenzó a quejarse con Swami de que no puede ir a verLo y que los doctores la van a cegar y todas las cosas posibles.
Del otro lado Swami le dijo que Sus Bendiciones estaban con ella; pero luego mi abuela le respondió, “Tus Bendiciones están ahí pero quiero Tu Vibhuti, sin este como puedo ir.” Ese era el tipo de amor personal que ella tenía por Él. Swami dice, “Pueden demandar. Yo soy su madre.”
Entonces creo que Él dijo que me dé el teléfono y luego dijo, “Gita, ¿ves algún trozo de papel en algún lugar ahí?” “Si, Swami” le dije. “Ponlo cerca del teléfono”. Entonces puse el teléfono sobre la mesa y allí vino un montículo de Vibhuti sobre el papel, ¡suficiente para todo el  mes! ¡Yo sabía que el servicio telefónico no provee estas cosas así que estaba sorprendida!
Y luego Swami dijo muy dulcemente en Telugu ¿“Vachinda? (¿Lo recibiste?) Dáselo a la vieja – se va a poner muy feliz.” 
Su Único Refugio
Yo estaba muy feliz y excitada por esta experiencia, pero luego, después de que toda la excitación se había ido, comencé a pensar que si creemos en Él como Dios, Él puede hacer cualquier cosa. Pero mirando en el otro lado del milagro, la fe de la vieja mujer pudo atraer a Swami a través de 100 millas, a través de los cables de teléfono, y Él respondió a ella cuyo único refugio era Él. Y aprendí que el más grande milagro es la respuesta del Señor a la plegaria del devoto hecha con fe completa.
Swami nos enseñó esta lección a nosotros, los chicos, quienes éramos, en ese entonces, problemáticos. Solía suceder que Swami crearía Paries, chocolates, y le solíamos pedir que creara algún otro chocolate como Cadburys que era raro. Así, desde ese tipo de mentalidad me di cuenta de que Él no está aquí para crear esas cosas triviales pero para algo más. Entonces, de esta manera, debido a Su Amor, comencé a aprender muchas lecciones.
La No-Violencia de Sai
Una maravillosa lección tal la aprendí durante el Curso de Verano. Swami siempre nos dice que no debemos destruir nada porque no somos capaces de crear nada. Durante el Curso de Verano, yo estaba allí con una amiga y en aquel día en particular el tema de discusión era ‘no-violencia’. Escuchamos muchas disertaciones y por la tarde mi amiga y yo hacíamos notas sentadas en el césped. Mientras conversábamos y hacíamos notas acerca del día, estábamos arrancando pasto del césped y entre medio nuestro creamos una pila de pasto.
Entonces mi amiga dijo, “Mira esto Gita – hablamos de no-violencia y hemos arrancado tanto pasto.” Yo dije, “¿Por qué continuamente hablas filosofía?, es tan sólo pasto”, y ese fue el fin de la conversación.
Cada día durante el Curso de Verano teníamos que levantarnos a las 4 a.m. e ir para el Omkaram, canto del Gayathri, etc., pero yo no era una persona para todo esto – yo quería dormir. Entonces, me sentaba al fondo del hall y dormía. Un día, mientras dormía mi siesta, sentí un toque en mi hombro. Me di vuelta y Swami estaba allí, cazándome con las manos en la masa, durmiendo en la meditación. Yo pensé que Él me echaría del Curso y ¿qué diría mi padre? 

Swami dijo, “No hagas ruido, ven afuera.” Fuimos al jardín de rosas que estaba al lado de la carpa. Entonces Él dijo, “Hey, ¿qué hiciste ayer?” Yo pensé que estaba salvada porque Swami no mencionó mi dormida.
Yo dije, “Swami, no me acuerdo de nada acerca del día de ayer.”
Entonces Él dijo, “No, no, ¿qué estabas haciendo con tu amiga?”
Yo dije, “estuve todo el tiempo hablando con ella Swami.”
Hablando no – ¡acaso no arrancaste el pasto! ¿Cómo puedes arrancar una cosa viviente? No es una cosa inanimada, ven aquí.”
El Toque de Rosa de Puro Amor
Entonces Él me llevó a un arbusto de rosas y tocó un diminuto capullo de rosa, que no estaba ni cerca de florecer. Y tal cual como veríamos en un video, la rosa comenzó a crecer más y más grande, finalmente floreciendo en una rosa roja. Una cosa tonta salió de mi boca, “Swami, Tú puedes hacerlo pero yo no puedo”.
Swami respondió “No, no, tú puedes hacerlo también; ven aquí”. Entonces Él sostuvo mi mano y me hizo tocar otro capullo. Lo mismo sucedió – creció más y más grande y se volvió una rosa. Swami dijo, “Si tú le muestras amor a cualquier cosa en este mundo, responderá. Pero tú tienes que dar amor de la manera en que Yo lo hago, incondicionalmente, esto es lo que tienes que aprender, aprender cómo dar amor, no destruyas. Ve y siéntate.”
Entonces sobreviví al Curso de Verano. Pero había aprendido una gran lección de no lastimar a nada. Luego en 1988 Swami me dijo “Ve a América”. Yo dije, “Swami, cuando Tú me casaste, Tú prometiste que me mantendrías contigo”. Swami respondió, “Yo te retuve por 10 años – ahora ve a América.” Entonces fui a América. En el primer verano mi esposo estaba cortando el césped y le dije, “Mohan, por arrancar unas pocas briznas de pasto me metí en problemas y tú ahora vas a cortar toda el área. No puedo regresar a Puttaparthi.”
La Medicina Correcta
En 1992 Swami nos había llamado para una Entrevista. Tan pronto como entré al Cuarto de Entrevistas Swami dijo, “En América tienes que cortar el pasto”. Para ese entonces yo era una mujer madura con dos hijos y aquella experiencia había sucedido cuando yo era una chica joven. Swami se rió y dijo, “Eso es sólo un corte de cabello”. Cuando yo tenía 15 años necesitaba aquella lección, ahora con 30 años, sabía la diferencia. Entonces las Enseñanzas de Swami cambian dependiendo de nuestra edad. Swami dice, “Cuando tres pacientes vienen con un dolor de estómago tienen que serles dadas diferentes medicinas; no pueden tomar la misma medicina”.
Él siempre dice, “Tenemos que tener armonía de pensamiento, palabra y acción.” Él es la persona apropiada para ver esto personificado. Les contaré dos incidentes.
Cuando Él me dijo que vaya a América yo lloré y dije que no iría, pero luego, Él finalmente dijo que debía ir. Entonces mi esposo fue antes que yo y dos meses después fui junto con mis hijos quienes tenían cinco años. Tenía un equipaje pesado dado que todos mis parientes y amigos estaban enviando cosas para sus gentes en América y de esta forma mi equipaje se incrementaba.
Entonces mi padre comenzó a decirme, ¿“Qué es esto? Swami dice que ‘menos equipaje’ y tú estás llevando tanto. Tú no estás siguiendo ninguna de las enseñanzas de Swami.”
“Yo Levantaré Su Equipaje”
Él generalizó de esta forma y así tuvimos una pequeña discusión en el auto acerca de esto. Fuimos a Brindavan y allí Swami dijo, ¿“Qué – Padmanabhan como siempre retándote? Mi padre dijo, “Swami, ella no está escuchando ninguna de Tus enseñanzas; ella está llevando tres valijas”.
Entonces Swami dijo, “Por qué te preocupas – es la valija de ella, deja que ella lleve lo que quiera”.
Entonces mi padre dijo, “Swami, son muy pesadas, ella no puede levantarlas”.
Swami dijo, ¿“Estás levantándolas tú? Yo levantaré sus valijas.”
Todo esto fue dicho en broma y todos nos reímos. Yo no pensé mucho al respecto y aterricé en San Francisco. Como mi padre había predicho, yo no pude llevar mis valijas dado que eran demasiado pesadas. Mi problema era ponerlas en el carro, lo cual no podía hacer y mis hijos de cinco años (gemelos) iban de aquí para allá.
De alguna forma me las arreglé, pero entonces hubo un anuncio en el sistema altoparlante anunciando mi nombre, pidiendo que me dirija al mostrador de aerolíneas de Singapur. Allí una mujer me dijo que hay un caballero esperándome para ayudarme con el equipaje. Había un muy amable caballero Afro-Americano vistiendo identificación y una placa. Yo me olvidé de lo que había sucedido en Brindavan; en su lugar, pensé qué maravilloso hombre es mi esposo que me envió a alguien para ayudarme.
Dado que era la primera vez que estaba viniendo, muchos papeles debían ser presentados y todo ese tiempo este hombre alto estaba conmigo y cuando llegamos a la aduana, él dijo, “Van a abrir sus valijas – la pobre mujer ha estado aquí por una hora”. Entonces la aduana nos dio paso libre.
Salimos y mi marido estaba allí, él tornó el auto y mientras él ponía el equipaje yo le dije, “debemos pagarle al ayudante”. Lo buscamos pero no estaba allí y luego, cuando íbamos en el auto, le narré todo lo que había sucedido en la Entrevista con Swami: la discusión con mi padre y la palabra final de Swami de que Él levantaría mi equipaje. Mientras decía estas palabras me di cuenta.
La mañana siguiente cuando mi padre vio a Swami, Él dijo, “Tenias razón Padmanabham – ¿qué llevaba en esas valijas?, eras muy pesadas”. De allí en más, yo me aseguro de que si Le pido ayuda a Él, nunca rezarle que levante mi equipaje. Cuando más tarde me reuní con Swami, yo le dije, “Swami, te hice levantar mis valijas pesadas”, Swami respondió ¿“Qué? Yo vine aquí para levantar la carga del mundo, ¿qué importan tus valijas?”
El Asiento de Swami  a mi Lado.
Ese es mi Swami – en cada forma posible Él nos muestra que Él está allí. Incluso una simple broma mostró ser verdad. Incluso cuando bromeamos Él nos escucha. Mis dos hijos estaban peleándose en el auto para sentarse en el asiento del frente y yo les dije que no se podían sentar allí. Esto continuó por varios días y un buen día les dije, ¿“No saben que es el asiento de Swami al lado mío?, así que no pueden sentarse ahí.” Entonces la discusión terminó y se sentaban quietos atrás.
Luego de cuatro años fui a Parthi, dado que Swami me había dicho que no regrese por cuatro años. Entonces, en las líneas del Darshan en Parthi, Swami dijo, ¡“El asiento del frente es para Mí! Pero tú estás poniendo todas tus cintas de música allí – ¿dónde puedo sentarme? Yo no les estaba diciendo la verdad a mis hijos – de hecho yo nunca creí que Swami estaba en ese asiento. Yo les dije eso para terminar con la pelea.
Entonces básicamente Swami me mostró –no hay armonía entre pensamiento, palabra y acción. Por causa de esta desarmonía nosotros no lo vemos a Él con nosotros. Él siempre da un ejemplo; Él nos dice que la mente es como un mono, este no puede sentarse quieto; va de aquí para allá, no sólo es un mono pero también un mono loco. No sólo eso, es un mono loco ebrio. Y luego nuevamente Él dice que no sólo está ebrio pero también es picado por un escorpión.
Comienzos del Akhanda Bhajan (Cantos Devocionales por 24 horas)
Quisiera compartir ahora una maravillosa experiencia de fe y amor. En 1945 mi abuelo comenzó el Akhanda Bhajan que ahora hacemos a nivel global en el mes de Noviembre. En aquel tiempo solíamos hacerlo como un Bhajan familiar. Ocho familias se juntarían para Bhajans cada jueves en sus casas por rotación y  esto continúo desde 1943 a 1944.
Completaron un año y luego pensaron que en ese día podrían tener una repetición de Namasmarana por 24 horas. Entonces mi abuelo le escribió a Swami que Él debía bendecirlos para comenzar el ‘Akhanda Bhajan’. La respuesta volvió, “Mis Bendiciones están allí, y Yo también estaré yendo para el Akhanda Bhajan”.
Así es cómo comenzó – Swami vendría el miércoles a nuestro hogar a la hora del almuerzo y luego de este, Él diría, ¿“Donde es el Akhanda Bhajan? ¿Han rentado un hall? Quiero ver el hall.” Y allí haríamos algunas decoraciones florales y pondríamos la foto de Swami. Swami diría, “Mira Mi foto; no estoy sonriendo – cambia esa foto.” De hecho, lo que hemos aprendido es que debemos prestar atención a cada pequeño detalle cuando estamos organizando algo.
En una ocasión tal, todos estábamos haciendo nuestras tareas asignadas y Swami nos miraba a cada uno hacer nuestras tareas. Luego, después de unos minutos, vimos que Swami no estaba allí y que Él estaba detrás del escenario donde había dos habitaciones. Una, donde arreglamos una mesa y silla para que Swami se relaje, y la otra habitación era un cuarto de almacenamiento en donde habíamos puesto nuestras pertenencias y dejado nuestras sandalias.
Entonces estábamos buscando dónde estaba Swami y lo vimos acomodando las sandalias de cada uno en una sola fila prolija. Inmediatamente les dijimos a nuestros mayores y vinieron corriendo para detener a Swami. Swami dijo, “Ustedes estaban muy ocupados y se olvidaron de poner estas sandalias en una forma apropiada, entonces Yo las estoy acomodando dado que no tenía ningún trabajo.”
La Devoción Brinda Curación.
En una ocasión antes de los Bhajans un hombre joven había venido a mi casa. Él tenía algún tipo de problema en la piel pero era un cantante maravilloso. Él le pidió a mi padre que le conviniera a Swami que lo bendiga dado que tenía una enfermedad de la piel. Mi padre se negó y sugirió que él podía tener el Darshan de Swami durante los Bhajans y si Swami quería, podía curarlo. 
Él atendió a los Bhajans y comenzó a cantar. En la tarde, Swami vino a cenar a mi casa y le dijo a mi madre que vaya y atienda a los Bhajans y que Él se quedaría en casa.
De repente a las 10 p.m. comenzó a llover. Swami dijo, “Padmanabhan ve por el auto, debo ir a los Bhajans.” Mi padre sugirió que Él podía relajarse dado que había estado ocupado por 6 horas y que él lo llevaría temprano en la mañana. Pero Swami dijo que quería ir y me pidió a mí que fuera también. Y allí estaba el joven hombre cantando con un tono muy devocional, completamente inmerso.
Y mientras él cantaba “Darasha Dikhavo” (‘Concédeme Tu Darshan’ = Visión) Swami entró y se paró en frente de él sin su conocimiento y todos en el hall estaban viendo esto. Al terminar el Bhajan él abrió sus ojos y Swami se inclinó y bendijo su cabeza – y en frente de nuestros ojos todas las manchas en su cuerpo desaparecieron. Eso es lo que la devoción puede hacer. ¿Cómo podemos no amar a tal Señor que se suponía que se había retirado por el día, pero que vino en el medio de la noche para responder a los ruegos?


PARTE - II
Servicio Plateado
A veces, Él incluso responde a las plegarias que surgen en un enojo. Un día, poco después de que había venido a Estados Unidos, no había siquiera desempacado mi equipaje cuando una mujer mayor vino a mi casa y yo quería darle frutas y kumkum (bermellón), una costumbre del Sur de India.
Yo estaba buscando el contenedor de plata que tenía el kumkum y no lo pude encontrar. Desde mi niñez mis padres me habían criado de tal manera que yo no iba a ellos con ningún problema. Así que ese día estaba muy irritada por dentro y le estaba diciendo a mi esposo, “¿Por qué Él me pone a través de esta prueba, acaso no puede darme una prueba mejor?; tengo derecho a una prueba mejor.” De todas formas, desempaqué mis cajas el día próximo y no encontrando el contenedor de plata me disgusté aún más.
Y en ese estado de irritación me dije a mi misma que Él estaba todo el tiempo ocupado con esos estudiantes, así que Él no tenía tiempo para recordarnos. Apenas había dicho esto y media hora después hay un golpe en mi puerta. Abrí la puerta y había una persona India que yo no conocía, quien preguntó si yo era Gita, la hija de Padmanabhan.
Ella dijo, “Yo estoy en mi camino al aeropuerto, en India tus padres querían que te diera este pequeño paquete, diciendo que Swami les había dado este paquete para que te fuera dado durante las celebraciones del Cumpleaños.” ¡Yo abrí el paquete y adentro estaba el contenedor de plata con kumkum en él!
‘Yo He Venido a Tu Hogar’
Quisiera compartir un incidente acerca del servicio que sucedió en 1970. Swami es tan particular acerca del servicio y quiere que hagamos servicio con amor.
Swami le había pedido a mi madre que visite Europa para ir a algunos centros Sai allí. Hay un centro Sai en Londres y Swami había escrito cartas a ellos para que cuidaran de ella. Así que antes de partir, Él nos llamó a Entrevista y en el Cuarto de Entrevistas Swami estaba hablando con todos. Había una mujer en particular quien, cuandoquiera que Swami pausaba, le pedía a Swami que fuera a su ciudad.  
Ella le estaba pidiendo a Él, aún cuando Swami la estaba ignorando. Entonces finalmente Swami se irritó y dijo, ¿“Qué? Yo he ido a tu ciudad. No sólo he ido a tu ciudad sino que también he ido a tu hogar.” Ella estaba haciendo su caso aún más enfático y dijo, “No Swami, Tú no has venido Swami”.
Luego Él cambio el tópico y dijo, ¿“Cómo está yendo el Seva (Servicio) en tu ciudad? Ella dijo que estaba yendo bien. En aquellos días Swami solía sugerirnos que cada día cuando cocinamos, separemos un poquito de arroz y que lo colectemos de todas las casa y que se lo demos a alguien, para que tengamos el sentimiento de servicio cada día. Entonces esta mujer comenzó a hablar de las actividades de servicio en su ciudad, dado que ella estaba a cargo y estaba orgullosamente describiendo las actividades. Swami dijo “Muy feliz.”
‘Arroz de Dos Rupias o Arroz de Cinco Rupias’.
Entonces Él dijo, ¿“Arroz de dos rupias o arroz de cinco rupias?” Esta mujer dijo que gente diferente trae arroz diferente. Entonces Swami dijo, “Yo no te estoy preguntando acerca de otra gente, te estoy preguntando que arroz compras tú”.
Ella todavía estaba reticente y dijo “Buen arroz, Swami”.
Swami replicó ¡”Qué! ¿Para la gente pobre, para el Narayana Seva arroz de dos rupias y para la familia arroz de cinco rupias? Arroz de dos rupias que no está limpio y en el cual hay piedras – eso es con lo que estas sirviendo”.
Incluso aún esta mujer dijo “No Swami”.
Entonces Swami se levantó de la silla y dijo, “Tú no me crees, dos años atrás Yo vine a tu casa como un mendigo y tú me diste arroz que habías guardado para Narayana Seva. Lo trajiste en una tela roja y Me lo diste a Mi – ¡tú no me crees, espera!”
Él fue adentro del cuarto interno y regresó con una bolsa roja y dijo, “¿Acaso no me diste esto?” Se pueden imaginar… esa pobre mujer estaba sollozando.
El mensaje básico que Swami estaba tratando de transmitir era que hagamos servicio con amor.  Si no sientes amor, mejor no hagas servicio. Si tú no ves a Sai en la persona a quien estas sirviendo, entonces no hagas el servicio. Esta fue una fuerte lección, la cual no puedo olvidar hasta el día de hoy.
La Sorpresa de Subbalakshmi
Hay otro incidente que transmite como Swami enseña cosas simples de hermosas maneras. Cuando yo era una joven niña, en Brindavan nos repartíamos algunas tareas, ya que no había Sevadal, jardinero ni cocinero.
Todo era hecho por nosotros. Así que mi tarea era la de arreglar el altar en el búngalo de Swami y yo solía venir sólo una vez a la semana dado que tenia escuela los otros días. Esa semana en particular yo no quería venir ya que MS Subbalakshmi (una muy famosa vocalista clásica) daría un concierto en Bangalore – ¡Swami siempre está allí, pero MS viene sólo de vez en cuando!
Pero mis padres eran muy estrictos y comprometidos con Swami. Ellos dijeron, “Una vez que te has comprometido con Swami debes hacer el trabajo.”
Entonces yo dije, “Por qué no pueden hacerlo por hoy.”
Mis padres respondieron que debía haberle informado a Swami la semana pasada. Entonces les pedí por medio concierto. Madre dijo que podríamos regresar luego de los Bhajans con Swami. Entonces yo refunfuñé, “Swami se sienta y sigue respondiendo a preguntas después de los Bhajans y Él tomará como una hora.” Pero yo tenía que ir.
Todos estaban haciendo sus tareas pero yo tenía una cara larga. Swami se movía alrededor de la casa y me miró diciendo, “Hey ‘cara de aceite de castor’, ¿qué hay de malo contigo, por qué estás golpeando Mis fotos? ¿Qué sucedió, una discusión con tu madre?

 “Swami, hoy hay un concierto de MS Subbalakshmi en Bangalore.”
Entonces Swami dijo, Ella es una gran cantante, ¿no es así? Entonces, ¿por qué no fuiste?
 “Swami, mi madre me dijo que debo hacer mi deber primero”.

Swami respondió, “Ella podría haber limpiado el altar. Al menos debería haber hecho ese tanto. Okey, tú puedes ir un poco más tarde, pero si yo comienzo a hablar después de los Bhajans entonces llegarás tarde.” Así que Swami estaba diciendo todo lo que yo le había dicho a mi madre.
Entonces Swami dijo, “Hoy no voy a hablar después de los Bhajans – todos ustedes vayan para el programa.” Yo estaba estremecida.
Los Bhajans comenzaron y Swami también estaba cantando. Luego de un tiempo, Swami les pidió a todos que esperen y que Él regresaría. ¡Cinco minutos después Swami entró caminando con Subbalakshmi!
Estábamos todos en shock y Swami dijo, “Subbalakshmi, ¿acaso no tenias un concierto hoy en Bangalore?”
 “No Swami”, respondió ella, “Hubo un error de impresión en el periódico, es mañana.”
Swami le dijo “Mira a esta joven niña sentada allí, a ella le gusta tanto tu música.”
Él le dio una lista de canciones que a mí me gustaban y le pidió que cante esas canciones. Ella era una muy buena devota de Swami y con toda devoción dio un concierto privado al Señor. Luego, Swami me llamó y dijo “Mira, cuando haces tu deber, Dios te recompensa en más formas de lo que esperarías. Tú escuchaste el concierto hoy; puedes ir al concierto mañana también.”
Química de Vibhuti
Otra cosa que Él hizo por mí concierne a mi inadecuada comprensión de la química. Incluso con Swami era una broma, pero Él me solía decir que estudie esforzadamente.
Fue durante el 2do año, que sería el último año y pensaba que me lo quitaría de encima. Tenía un examen práctico al día siguiente y había preparado durante toda la noche. Swami estaba en Brindavan, así que le dije a mi madre que iría al Darshan. Mi madre comenzó a decirme que podría ir mañana, después del examen.

Entonces le dije a mi madre que ya había estudiado suficiente, pero que no iba a pasar y que en su lugar me gustaría ir al Darshan. Cuando llegamos al Darshan, Swami vino derecho a mí y dijo “Papam (que pena), ¿examen de química no es así? ¿Estudiaste?”
Yo dije, “Si Swami, pero me he olvidado de todo lo que estudie.”
Swami dijo, “No, Yo te he visto estudiando esforzadamente, ¿qué sucedió?”
Luego Él creó Vibhuti diciendo, Mañana cuando vayas para el examen, ponlo en el tubo de ensayo.” Y esa fue la única ocasión en la que obtuve 98% en química. Si tú corres a Él por todo, entonces Él está allí para todo.
Comida por Amor
Una forma más de mostrarme Su amor por mi sucedió en el Colegio de Mujeres de Anantapur, el cual fue comenzado en 1968. En aquel tiempo la Conferencia Mundial estaba sucediendo en Bombay, así que Swami le pidió a mi madre que atendiera a la conferencia ya que ella iba a ser una coordinadora. Y por primera vez mi madre me dejó sola por mí misma.
Entonces, dado que mi madre no estaba, mi padre me dijo que me llevaría a un lindo restaurant para desayunar después del Darshan. Por alguna razón yo estaba extrañando a mi madre aquel día, y en el Darshan Swami dijo, ¿“Extrañando a mami, no es así?
Yo dije, “Si, Swami” y entonces Swami dijo, “No te sientas mal. A las 10.30 a.m. Yo estaré yendo a Anantapur a ver la construcción. Tú ven conmigo.
Así que Él le ordenó a mi padre que lo siguiera en auto hasta Anantapur. Entonces estábamos siguiendo a Swami y mi padre siendo una persona seria no le gusta cantar o hablar mucho. Así que me dijo que no hablara y que cante bhajans hasta Anantapur. Yo comencé a cantar muy reticentemente y él ni siquiera acompañaba. Tenía que cantar la primera y segunda línea sin desayuno. Mi padre dijo, “No te detengas ni hables, porque Swami nos puede ver desde el frente.”
Luego de 25 millas el auto de Swami se detiene, Swami se baja del auto sin siquiera calzar sus sandalias, camina hasta nuestro auto y dice, “Hey, ¿Cuántos bhajans le vas a hacer cantar? La pobre niña tiene hambre, no le has dado nada de comer, la estás haciendo cantar tantos bhajans y ni siquiera estás siguiéndolos.”
Entonces Swami fue a su auto y encontró algunas frutas y me dijo, “Yo sé que a ti no te gustan las frutas pero come esto por ahora, apenas lleguemos a Anantapur Yo arreglaré el almuerzo.”
Espera por el Saludo
En Anantapur Swami estaba yendo por todas las aulas y en uno de los cuartos estaba la hermana de Swami quien había preparado algo de comida en Parthi y la había traído a Anantapur.
Swami había tomado Su plato y estaba sirviendo todas las variedades en el plato y la gente sugirió que Swami debía sentarse y comer. Él dijo, “Ustedes saben que la hija de Padmanabhan, una niña pequeña, no ha comido nada desde la mañana”.
Él estaba evitando algunas comidas y yo me preguntaba por qué. Luego Él dijo, “a ti no te gusta el ajo, ¿no es así? Estoy evitando esos platos.” Yo estaba avergonzada y dije, “Swami, Tú no has comido – ¿cómo puedo comer?”
Swami dijo, “No, no, los chicos no han comido, entonces, ¿cómo pueden comer los mayores?” Si Yo me paro aquí, tú no comerás. Iré a dar una vuelta más, para cuando regrese tú debes haber terminado todo.”
Ese era el Amor de Swami, tan considerado, como una madre que no puede soportar el hecho de que su hija está hambrienta. Por la tarde, Swami dijo, “No tiene sentido que ustedes vengan a Brindavan. Cerca de Devanahalli, voy a tomar un giro a la izquierda y ustedes seguirán derecho. Préstame atención, Yo agitaré Mi mano saludándote.”
Cerca del cruce, Él bajó la ventanilla y me saludó agitando Su mano. Estas son el tipo de lecciones que Él enseña, para que cuando yo sea una madre, esposa, maestra, las pueda poner en práctica.
Caos en el Jardín de Infantes
Les contaré un incidente bastante extraño que sucedió algunos años atrás. Yo solía enseñar a niños de 5 años en el Jardín de Infantes. Había un niño que venía a mi clase, del cual muchos me habían dicho que tuviera cuidado ya que era un terror.
En el primer día él entra a la clase, levanta una silla y se la tira a los otros niños, luego tira unos ladrillos y seguía de esta forma. Yo traté todo – hablarle al niño, a la madre, al director de la escuela, pero su travesura continuaba. Yo fallé como maestra, y un niño era lastimado cada día y aquel padre venia y se quejaba. Cada día le contaba a mi marido acerca de este niño y él me sugería que dejara el trabajo – pero esa no era la forma de solucionarlo.
Luego de cuatro meses estaba harta y le oré a Swami, “Tú me habías dicho que amara a todos. (Cuando yo era una maestra de Balvikas Él me había dicho que, ‘tus niños son kamaputras, nacidos del deseo, mientras que los niños Balvikas son Premaputras, nacidos del amor, así que como son mas preciosos debes darles más amor.’)
Yo dije, “Tú me dijiste que amara a todos los niños, pero yo no puedo amar mas a este niño. Cada día que entro al aula deseo que él esté ausente. Hay algo faltando en mí como maestra. No es su error, ya que él tiene sólo 5 años. Yo te acuso a Ti porque Tú fuiste mi maestro y Tú no me enseñaste apropiadamente. Si el niño no cambia mañana, entonces voy a renunciar. Tú habrás fallado como psicólogo y yo habré fallado como maestra.”
Actuando Apuestamente
Así que yo amenacé a Swami de esta forma y luego fui a mi trabajo. El niño solía vestirse bien y cada día me preguntaba si sus ropas eran elegantes. Así que él me preguntó lo mismo nuevamente.
Las palabras que me salieron no eran las que había planeado, yo dije, “Tú te ves apuesto pero tú debes actuar apuestamente también.”
Él me preguntó ¿“Qué significa ‘actuar apuestamente’?”
Yo dije “Tú no sólo debes verte bien por fuera pero también debes verte bien por dentro, para que seas bueno con tus amigos y así les gustes.”
Él dijo, ¿“Eso significa que no debo golpear a nadie?” Yo dije, “Si”.
Entonces por 20 minutos no hubo ninguna lastimadura en la cabeza en mi clase. 
Él regresa y dice ¿“Acaso eso significa que si alguien me molesta yo no debo ser malo con ellos? Yo le dije que no debía lastimar a nadie.
Entonces él dijo, “Eso es realmente difícil”, “Eso es difícil” respondí yo, “Pero tú puedes venir y decírmelo y yo puedo hablar con quien te está molestando.”
Todos los niños estaban jugando en el patio y había dos niños discutiendo entre sí, y este niño dijo, “Hey ustedes chicos, no están actuando apuestamente, empiecen a actuar apuestamente.”
El niño cambio lentamente. Él viene y me visita cada Navidad y ahora está en cuarto grado. Esta vez él dijo, “¿Sabe que yo soy el chico que resuelve los conflictos en mi aula?” Swami soluciona todo. Dos años atrás cuando fui a Parthi Él me preguntó, ¿“Cómo está ese alborotador escolar?”
Comparte el Amor
Un maravilloso ejemplo de Su Omnipresencia es que, una vez, Él me dijo que yo debía hablarle a la gente acerca de Él.
Yo le pregunté “Swami, ¿por qué me estás haciendo esto a mi? Y Él respondió, ¿“Tú crees que te di todo Mi Amor todos estos años gratuitamente? Entonces compártelo con todos.”
Un día Swami me dijo que hable acerca de la no-violencia dado que el Vice-Presidente estaba viniendo. Así que yo estaba muy excitada. Preparé un muy buen discurso pero al día siguiente cuando vi a la gente me puse muy nerviosa y dije que no hablaría.
Swami dijo, ¿“Por qué tienes miedo? Muéstrame lo que has preparado. Tú vas a hablar demasiado. No sabes que si es un mal discurso no son sólo tus 10 minutos desperdiciados, pero si hay 300 personas son 10 minutos x 300 desperdiciados. Lo primero que debes hacer es sonreír. Si tú sonríes sentirán ganas de hablar contigo – eso es todo lo que debes hacer. Te diré una cosa más. Tú eres una mujer joven – sonríe y no tendrás arrugas cuando seas vieja.” Así es como Swami derramó Su Amor en toda mi vida.
Si quiere escuchar esta charla en la voz de la señora Gita Mohan Ram descargue el audio clipaquí (En Ingles). (13MB)

1 comentario:

Margaret. dijo...

SAI RAM HERMANOS EN SAI.
¡QUÉ BELLAS EXPERIENCIAS DE LA SEÑORA GITA! PODEMOS DARNOS CUENTA QUE ÉL ESTA EN TODO Y SI DAMOS TODO CON AMOR ÉL SIEMPRE ESTARÁ CON NOSOTROS. ME HE SENTIDO MUY FELIZ LEYENDO LAS ESPERIENCIAS, MUCHAS VECES ANDAMOS TAN ABRUMADOS, ENOJADOS CUANDO LAS COSAS NO NOS SALEN COMO NOSOTROS QUEREMOS, MÁS SI ALGUIÉN NOS FALLA LE ECHAMOS LA CULPA DE TODO Y ES PORQUE NO CONFIAMOS SINCERAMENTE EN DIOS, PERO SI HACEMOS ALGO INCORRECTO O LE DECIMOS ALGO NO APROPIADO A ALGUIÉN FUE SWAMI ÉL QUE ME HIZO DECIR ESO, SIEMPRE TENEMOS UNA EXCUSA PARA NUESTRO COMPORTAMIENTO, EN EL CAMINAR DE MI VIDA HE TENIDO EXPERIENCIAS CON MUCHAS PERSONAS QUE CUANDO SE HAN ENOJADO, ES QUE SWAMI NO CAMBIA MI CARACTER, SI SON PREPOTENTES, SWAMI QUISO QUE ACTUARA DE ESA MANERA, TODO ES SWAMI. ¿CÓMO QUERIDOS HERMANOS? ÉL VA QUERER QUE NOSOTROS NO CAMBIEMOS NUESTRA FORMA DE SER, SI ÉL DESDE EL PRIMER ALIENTO DE VIDA DE NUESTRA EXISTENCIA, ESTA PENDIENTE DE NOSOTROS, PARA QUE LLEVEMOS UNA VIDA ORDENADA, JAMÁS VA TOMAR UN CINCHO Y NOS VA DECIR TIENEN QUE ACTUAR CON DUREZA, ÉL NOS HA ENSEÑADO A DAR AMOR Y CON ESE AMOR EDUCAR.
SAI RAM. RECORDEMOS SIEMPRE EL NOS AMA Y SI DAMOS AMOR RECIBIREMOS AMOR.

ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨