domingo, 26 de octubre de 2008

LOS AMIGOS QUE NECESITAMOS


EL HOMBRE, MIENTRAS está en este mundo transitorio, avanzando entre la alegría y la tristeza, siente una gran necesidad de tener a alguien a quien poderle comunicar sus sentimientos, con quien compartir sus descubrimientos, sus depresiones, sus momentos de dicha y de aflicción, alguien que esté a su lado durante el fatigoso caminar hacia la verdad y la paz, que le infunda valor y entusiasmo para llegar a la meta.
¿Quién es un verdadero amigo? ¿Quién es un amigo falso o fingido? Es bien sabido que la amistad y los amigos, tal como se consideran en la actualidad, están muy lejos del ideal. Los amigos que pueden dar un buen consejo, que pueden dar alivio y consuelo, son un precioso regalo que rara vez se encuentra. Una amistad cuyo nexo es el dinero se rompe en cuanto se menciona el pago del préstamo; así, cuando quieren agradar a un amigo mediante un préstamo o un favor, la amistad peligra, ya que el dinero no puede ser un vinculo de amistad, como tampoco lo son las palabras de halago. El corazón debe comprender al corazón, el corazón debe ser atraído hacia el corazón para que haya verdadera amistad. La amistad debe vincular a dos corazones y afectar a ambos en forma beneficiosa, sin que importe lo que le esté pasando a cada uno, en las buenas y en las malas, en el dolor y la alegría, cuando es próspero y cuando es pobre. El vínculo debe sobrevivir a todos los golpes del destino y no modificarse por el tiempo, el lugar o las circunstancias.
Cada uno debe corregir al otro, pues cada uno debe saber que han nacido de la afinidad y el amor. Cada uno debe vigilar que el otro no abandone el ideal, que no cultive hábitos que le sean dañinos y que no oculte pensamientos o planes producto de la maldad. El honor de uno debe ser salvaguardado por el otro. Sólo merecen el nombre de amigos quienes se ayudan mutuamente a llevar una vida elevada, a tener ideales puros, emociones edificantes y resoluciones que los fortalezcan.
Quienes los arrastran a la pedantería, a la ostentación, a las diversiones indignas o triviales, no son verdaderos amigos. Los amigos no se ganan por el estatus social o por la manía del despilfarro, por el destello exterior o por los halagos. Vean hasta el fondo del alma, entiendan los motivos y al motívador interno, las aspiraciones y logros más profundos, y luego concedan su lealtad.
Seguramente han oído de la amistad entre Kuchela y Krishna, su compañero de escuela. ¿Cómo pudo la amistad de ellos superar el inmenso abismo que había entre sus posiciones mundanas y su nivel espiritual? Krishna era Dios encarnado, Kuchela era un hombre común, Krishna era un gobernante, un monarca y preceptor, un héroe insuperado. Kuchela era tan pobre que siempre estaba desesperado por conseguir su siguiente alimento. Habían estudiado juntos unos años en el monasterio del sabio Sandipani y eso sembró en ellos la semilla de la amistad.
La esposa de Kuchela lo mandó a ver a Krishna, asegurándole que Krishna lo recibiría. Kuchela accedió a ir, pero dudó un largo rato antes de decidirse a mandarle decir a Krishna que ahí estaba, a pesar de que los guardias lo acosaban preguntándole quién era y a qué había ido ahí. ¿Cómo era posible que él, un pobre hombre, maltrecho, un humilde mendigo, se atreviera a presentarse ante el Señor que estaba en su palaciego recinto, en un trono enjoyado, y que además dijera que era amigo del Señor? Él mismo estaba aterrado por su audacia.
Sin embargo, todos sus temores se disiparon cuando Krishna lo reconoció y se acercó a recibirlo cálidamente y con gran alegría. Krishna lo llenó de suprema dicha con sus palabras; también bendijo a la esposa de Kuchela dándole una enorme fortuna y tranquilidad, paz y prosperidad en tal cantidad que ella jamás lo hubiera imaginado, ni lo había pedido en sus oraciones. Nadie se lo pidió, pero él manifestó su amor de esa manera. Su gracia les concedió la felicidad, aunque Kuchela siempre se había contentado con la amistad de Krishna, nunca deseó nada más que eso. Se sintió totalmente lleno de alegría cuando experimentó la compasión y la gracia del Señor.
El sentimiento de amistad debe activar cada nervio, debe impregnar cada célula y purificar todas las emociones; no deja espacio a la menor traza de egoísmo. No deben elevar a la noble categoría de amistad a cualquier compañía que sólo busque explotarlos o estafarlos para beneficio personal. Tal vez el único amigo que puede pasar esta prueba tan rigurosa sea Dios.
El Bhagavad Gita es una guía invaluable para entender y practicar esta noble emoción. Cuando Arjuna se sentía descorazonado y deprimido, Krishna le infundió valor y un alto sentido del deber, ayudándolo a evitar una vergonzosa derrota; Arjuna, también como buen amigo, tomó el consejo de buen grado, con plena confianza de que el Señor sólo quería lo mejor para él, pues sabemos que Arjuna confiaba absolutamente en la sabiduría y el poder de Krishria. Cuando éste le dijo que eligiera: "Para ayudarte en la batalla puedes escoger a mi ejército entero o a mí, desarmado y decidido a no pelear a pesar de cualquier provocación". Arjuna no dudó ni un instante al decidir lo que quería. Escogió a Krishna y oró para pedirle que fuera su auriga en el campo de batalla.
Hace mucho tiempo, existió una persona que tenía tres amigos. Por un mero accidente, fue acusado de un crimen que no había cometido y se le detuvo. Se acercó a uno de los amigos y le pidió que actuara como testigo de su inocencia. El amigo le contestó: "No saldré de esta casa, sólo puedo ayudarte desde aquí". El segundo amigo le dijo: "Yo sólo puedo llegar hasta la entrada de la Corte, no llegaré hasta el lugar del testigo". El tercero le respondió: "Claro, yo hablaré por ti, donde sea necesario". El primer amigo son las propiedades y posesiones, el que sólo puede ser testigo desde dentro de la casa. El segundo son los parientes y miembros de la familia, que van hasta el cementerio pero no acompañarán a la persona hasta el banquillo de los acusados. El tercer amigo es el buen nombre ganado por las virtudes y servicio, que perduran hasta después de la muerte y después del sepelio permanecen como testigos por siempre y anuncian la inocencia y grandeza del individuo. También determinan la naturaleza del siguiente nacimiento.
Como jóvenes que son, deben esforzarse por adquirir y conservar buenos amigos. No pospongan esta tarea, no hagan caso de lo que algunas personas mayores les aconsejan, acerca de que el sendero de la espiritualidad se puede recorrer más tarde, cuando se hayan retirado de la vida activa; ellos les dicen que pueden seguir el camino marcado por el Bhagavad Gita cuando se hayan hecho viejos, pero esto equivale a decirle a una nación que puede esperar hasta que la guerra empiece para empezar a entrenar a su ejército. Se necesitan muchos años de preparación para que un ejército pueda enfrentar cualquier contingencia; si no es así y le entregan armas a gente que no esté preparada, se provocará un desastre hasta para la propia nación.
Las buenas acciones y los buenos pensamientos que uno abriga y conserva durante la vida se mantendrán siempre firmes, como un buen amigo, cuando uno se acerca al final. Por eso, ustedes, jóvenes, deben estar decididos a actuar sólo cuando lo que hagan fomente su paz y su progreso y la paz y prosperidad de toda la humanidad. No dañen su futuro persiguiendo beneficios temporales y el engrandecimiento egoísta. Busquen y ganen las buenas amistades que los mantendrán siempre a salvo. Tengan ante todo a Dios como su amigo y guía infalible. El corazón de las gopis se había cimentado fuertemente en el amor de Krishna, y cuando Akrura llegó a Gokula para llevarse a Krishna a Mathura, las gopis lucharon heroicamente para conservarlo junto a ellas. Se aferraron a los corceles de la cuadriga, sostuvieron las ruedas para evitar que se movieran.
La amistad es la expresión de un amor firme, inconmovible, de un amor que es noble y puro, libre de deseo o de egoísmo. Los bendigo para que lleguen a tener amigos así y para que ustedes puedan hacer felices a otros brindándoles este tipo de amistad sagrada.

SAI BABA
Brindavan
24 V 73

1 comentario:

Alejandro dijo...

gracias baba por haberte encarnado, gracias por manifestarte en los demás

PODÉS BAJAR O ESCUCHAR DESDE AQUÍ CUALQUIER PROGRAMA DE ¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨ DE RADIO UNIDAD SAI www.radiounidadsai.org QUE TRANSMITE TODOS LOS JUEVES A PARTIR DE LAS 19,00 Hs.
BAJATE EL AUDIOLIBRO DEL SRI SATHYA SAI UVACHA VOL 1 (Discursos de Swami en cuerpo Sutil)

ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨