domingo, 3 de enero de 2010

¿QUIEN ES SAI?



Dios es inescrutable. No se lo puede comprender en el mundo objetivo externo. El está en el mismísimo corazón de cada ser. Uno debe buscar las gemas bajo tierra, bien profundo; ellas no flotan en el aire. Busquen a Dios en las profundidades de ustedes mismos, no en la Naturaleza, que es frustrante por lo inalcanzable y calidoscópica. Se les concede el cuerpo con este alto propósito; pero ahora lo están usando incorrectamente, como la persona que cocinaba diariamente sus alimentos en un jarrón de oro con incrustaciones de piedras preciosas, que había llegado a sus manos como herencia.
El hombre exalta a Dios como Omnipresente, Omnisciente y Omnipotente, pero, ¡ignora Su presencia en sí mismo! Por supuesto, muchos se atreven a describir los atributos de Dios y proclaman que El es de una o de otra manera; pero, éstas no son más que sus propias conjeturas y los reflejos de sus predilecciones y preferencias.
¿Quién puede afirmar que Dios es esto o aquello? ¿Quién puede afirmar que Dios no es de esta forma o que no tiene este atributo? Nadie puede sacar más agua de la vasta extensión del océano que aquella cantidad que pueda contener el recipiente que lleve hasta la costa y, basándose en esa cantidad, es muy poco lo que se puede entender de la inmensidad del océano. Cada religión define a Dios dentro de los límites que marca la misma y luego pretende haberlo entendido. Como los siete hombres ciegos que describieron al elefante como una columna, un ventilador, una soga o una pared, ya que sólo estuvieron en contacto con una parte y no pudieron abarcar todo el animal, de la misma manera, las religiones hablan de una parte y afirman que su visión es completa y total.
Cada religión olvida que Dios es todas las Formas y todos los Nombres, todos los atributos y todas las afirmaciones. La Religión de la Humanidad es la suma y la esencia de todas estas i religiones parciales; ya que hay sólo una religión y es la Religión del Amor.
Los distintos miembros del cuerpo del elefante, que parecían separados y diferentes para los ciegos buscadores de su verdad, estaban todos nutridos y activados por un solo flujo de sangre; las distintas religiones y cultos que parecen separados y diferentes están todos nutridos por un único flujo de Amor.
El sentido de la vista no puede visualizar la Verdad. Sólo da información falsa y confusa. Por ejemplo, hay muchos que observan Mis acciones y comienzan a decir que Mi naturaleza es de esta índole o de aquella otra. Son incapaces de apreciar la Santidad, la Majestuosidad y la Realidad Eterna que soy. El poder de Sai es ilimitado; se manifiesta eternamente. Todas las formas de "poder" residen en la palma de la mano de Sai.
Pero aquellos que declaran haberme entendido, los hombres de letras, los ascetas, los sabios, los eruditos, todos ellos sólo conocen lo menos importante, la casual manifestación externa de una infinitesimal parte de ese poder, es decir, los "milagros". No han deseado conectarse con la fuente de todo Poder y toda Sabiduría, que se puede obtener aquí en Brindavan. Están satisfechos cuando logran la posibilidad de exhibir su conocimiento aprendido en libros y cuando se jactan de su erudición en la Ciencia Védica, sin darse cuenta de que la Persona de quien emanaron los Vedas está en medio de ellos, por su bien. ¡Hasta piden, por su vanidad, algunas oportunidades más!
Así ha ocurrido en todas las épocas. La gente puede estar muy cerca (físicamente) del Avatar, pero viven sus vidas sin darse cuenta de su suerte. Exageran el rol de los milagros, los cuales, si se los compara con Mi Gloria y Majestuosidad, son tan triviales como el tamaño y la fuerza de un mosquito en relación con los del elefante sobre el que está posado. Por lo tanto, cuando hablan sobre estos "milagros", me río para adentro de lástima, ya que se permiten tan fácilmente perder el preciado entendimiento de Mi Realidad.
Mi Poder es inconmensurable; Mi Verdad es inexplicable, insondable. Estoy anunciando esto sobre Mí, porque ha surgido la necesidad de ello. Pero, lo que estoy haciendo ahora es sólo el ofrecimiento de una "Tarjeta de Presentación". Déjenme decirles que de todos los Avatares, sólo Krishna hizo declaraciones tan claras e inequívocas sobre la Verdad. A pesar de esto, notarán en la trayectoria del mismo Krishna, que El fue derrotado en Sus esfuerzos e intentos, en algunas ocasiones; deben también observar que estas derrotas eran parte de la obra que El había planeado y que El Mismo dirigía. Por ejemplo, cuando muchos reyes le rogaron que impidiera la guerra con los Kauravas, El confesó que ¡Su Misión con la corte Kaurava para asegurar la paz había "fallado"! Pero, en realidad, ¡El no había deseado que triunfara! ¡El había decidido que esa guerra tuviera lugar! El propósito de Su Misión era castigar la avidez e iniquidad de los Kauravas y condenarlos ante el mundo entero.
Ahora, debo decirles, que ¡durante la Era de este Avatar Sai, no hay lugar para semejante "drama" con escenas de fallas y derrotas! Lo que Yo disponga, "debe" ocurrir; lo que planee "debe" triunfar. Yo soy la Verdad y la Verdad no tiene necesidad de dudar, temer o doblegarse. La "facultad de ser complaciente" es superflua para Mí, ya que Mi Gracia está siempre a disposición de los devotos que tienen Amor y Fe firme. Aunque yo me muevo libremente entre ellos, hablando y cantando, hasta a los intelectuales les cuesta entender Mi Verdad, Mi Poder, Mi Gloria o mi verdadera Tarea como Avatar. Puedo solucionar cualquier problema, por más intrincado que sea. Estoy más allá del alcance de la pregunta más compleja o de la meditación más profunda. Sólo aquellos que han reconocido Mi Amor y lo experimentaron pueden asegurar que han vislumbrado Mi Realidad, pues el sendero del Amor es el Camino Real que conduce a la humanidad hacia Mí.
No traten de conocerme a través de los ojos externos. Cuando van a un templo y se paran frente a la imagen de Dios, rezan con los ojos cerrados, ¿no es así? ¿Por qué? Porque sienten que sólo el Ojo Interior de la Sabiduría puede lograr que El les sea revelado a ustedes. Por consiguiente, no me pidan objetos materiales triviales; pero pídanme y serán recompensados. Esto no significa que no podrán recibir cualquier objeto que Yo les dé como signo de la Gracia que proviene de la plenitud del Amor.
Les diré por qué doy estos anillos, talismanes, rosarios, etc. Es para señalar el lazo entre Yo y aquellos a quienes se los doy. Cuando les sucede alguna desgracia, el objeto vuelve a Mí en un instante y retorna de inmediato, tomando de Mí la Gracia reparadora, de protección. Esta Gracia es para todos aquellos que me llaman con cualquier Nombre o Forma, no sólo para quienes usan estos objetos. El Amor es el lazo que gana la Gracia.
Tomen en cuenta el significado del nombre Sai Baba. Sa significa "divino"; ai o ay¡ significa "madre" y Baba significa "padre". El nombre indica la Madre y el Padre Divino, lo mismo que Sambasiva, que también significa la Madre y el Padre Divino (Sa amba siva). Sus padres físicos muestran su amor con una dosis de egoísmo; pero este Sai "Madre y Padre" derrama afecto o reprende sólo para guiarlos hacia la victoria en la lucha por la Autorrealización.
Así, este Sai ha venido para cumplir la tarea suprema de unir a la humanidad entera, como una familia, mediante el lazo de hermandad; para afirmar e iluminar la Realidad Interior de cada ser con el objeto de revelar lo Divino, que es la base sobre la cual descansa todo el Cosmos y para enseñar a todos a reconocer la común Herencia Divina que une a un hombre con otro, liberándose así de su parte animal y elevándose hacia lo Divino, que es su objetivo.
Yo soy la personificación del Amor; el Amor es Mi instrumento. No hay criatura sin Amor; aun, las criaturas inferiores se aman a sí mismas. Y ese "sí mismo" es Dios. Por lo tanto, no hay ateos, aunque a algunos no les guste Dios o lo rechacen, ¡así como no les gustan los dulces a los enfermos de malaria o, como los diabéticos, que rehúsan toda relación con los dulces! Aquellos que se autotitulen ateos, algún día, cuando su enfermedad se haya ido, anhelarán a Dios y lo reverenciarán.
Tuve que decirles todo esto sobre Mi Verdad, porque deseo que reparen en ella, obtengan alegría a partir de esto y así se sientan estimulados a observar las disciplinas que Yo establezco para que avancen hacia el objetivo de la Autorrealización, la Realización del Sai que brilla en sus corazones.

Brindavan,
19/6/1974



2 comentarios:

Nora dijo...

Querido Amilius, que la paz esté más presente en este año en el mundo y en cada uno de nosotros.
Un fuerte abrazo y mis mejores deseos para tí en este 2010!!
Nora

Angelina O dijo...

Apreciado Amilius, gracias por compartir la Gracia de nuestro Bhagavan acercándonos sus palabras y tantas cosas hermosas.

Que el próximo 2010 esté colmado de Sus Bendiciones para cada uno de nosotros, que de hecho lo está, pero que seamos capaces de recibirlas con la actitud amorosa que se requiere.

Un gran abrazo en el Divino Amor de Sai

ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨