martes, 25 de octubre de 2011

HACIENDO UNA SÍNTESIS ENTRE LO ANTIGUO Y LO MODERNO




Sai Baba era idolatrado por millones de fieles

En la actualidad es muy difícil conocer personas puras y nobles, y es mucho más fácil conocer personas malas y ver la maldad alrededor de nosotros. A lo largo de nuestro camino encontramos toda clase de piedras, pero si hacemos una búsqueda intensiva, podemos llegar a encontrar diamantes sin precio.


La Educación en los Tiempos Antiguos

¡Maestros, encarnaciones Divinas! Vemos una enorme diferencia entre la educación de hoy y la de los tiempos antiguos. Lo que le damos a los estudiantes de hoy es sólo preocupación y descontento; aun cuando sabemos que ellos tendrán que enfrentar toda clase de problemas y de dificultades en cada momento de sus vidas, no los preparamos para enfrentarlas, ni les permitimos ampliar sus horizontes interiores.
La mayor parte de la educación parece consistir en un dar vuelta las páginas de los libros. No hay ningún método más válido que la experiencia personal. La persona que enseña, debe ella misma tener ideales y ponerlos en práctica en su vida cotidiana. Demasiado frecuentemente los sistemas educativos de hoy día, olvidan la unidad básica y subrayan las diferencias. No le damos valor al trabajo colectivo que hace al progreso individual. Lo que un individuo no puede hacer solo, lo puede hacer con otros. La India es un gran país de 3.160.000 km', con una población de 700.000.000 de habitantes, mientras Inglaterra tiene sólo cincuenta millones de habitantes y sólo 244.000 km'. ¿Cómo ha sido posible que los ingleses conquisten un país tan grande como la India? Las explicaciones deben buscarse en el egoísmo y en las tendencias demoníacas de los hombres que llevaron a la India al desastre. La población se convirtió en esclava y los cuerpos gubernamentales rindieron sus Estados a los ingleses. Se puede afirmar, al estudiar la reciente historia de la India, que los ingleses pudieron tomar la India por su debilidad.
El sistema educativo, la prosperidad y la paz representan las verdaderas fuerzas de la Nación. Hoy, si todos trabajáramos unidos para el bien de la Patria, ¡cuántas cosas maravillosas se podrían conseguir!
El sistema educativo de hoy es insuficiente. Los maestros deben grabar en sus corazones ciertos ideales y seguirlos. No es suficiente estar familiarizados con los libros de texto. El objetivo primordial de la educación es enseñar al estudiante la Verdad o Realidad de la existencia. Los futuros gobernantes de nuestro país salen de las escuelas y es, por lo tanto, necesario que los maestros estén a la altura de su trabajo. En cambio, nadie quiere ser maestro hoy en día. Hay un proverbio telugu que dice: "Cuando no puedas encontrar un trabajo, conviértete en maestro". Esto no es así. Es pura ignorancia que la enseñanza es un trabajo de bajo nivel. En realidad, la paz y la prosperidad de un país dependen de sus maestros y, por lo tanto, su trabajo es muy importante y sutil. Pero hoy en día las escuelas no tienen sentido. El maestro se sienta entre cuatro paredes con un pizarrón a su lado. ¿Cómo pueden los estudiantes adquirir una visión más amplia? En la antigüedad, a los alumnos se les enseñaba a estudiar la Naturaleza, a entenderla, y se los enfrentaba con diversas situaciones.
Cuando Krishna, Balrama y Subhama eran jóvenes, su Maestro los envió al bosque para que aprendieran a servirlo, preparando su comida, lavando sus ropas, y haciendo toda clase de trabajos domésticos. En ese tiempo no existían los libros ni los pizarrones, y la educación consistía en escuchar los Vedas y los Sastras (Escrituras Sagradas). Un día el Maestro les pidió que fueran al bosque y buscaran ciertas plantas que eran necesarias para un rito religioso. Cuando Krishna y Balrama fueron, vieron una maravillosa planta trepadora y,exclamaron: "¡Qué hermosa! ¡Qué fragancia! ¡Qué colores!". Este es un ejemplo para mostrarles que en cada momento es posible tener la oportunidad de agradecer a Dios la hermosura de su Creación, y darse cuenta de que "la belleza es Dios, y Dios es la belleza". Observando al árbol al cual la trepadora estaba unida, dándole la oportunidad de vivir y crecer, aparte de ofrecer refugio y sombra a todos, en una ofrenda de amor desinteresado, Krishna dijo: "Mira, su felicidad es la felicidad de otros". Krishna entonces tomó algunas flores y tan pronto como tocó sus pétalos, éstos cayeron, y dijo: "Mira, después que los pétalos florecen, caen, mueren y se convierten en polvo". Así, todo nace, crece y muere para mostrar el poder de Dios sobre Su Creación.
En todas las variedades existentes, tales como las diferentes razas, diferentes fes, diferentes castas, es posible encontrar belleza, porque son obras de Dios. Hoy, por el contrario, hay toda clase de dificultades para comprender la Unidad, porque el hombre crea infinitas diferencias en todos los campos, mientras que en los tiempos antiguos uno decía: "Si la mente es buena, la Religión es buena". Krishna explicó todo esto a Subhama, demostrando que las diferencias no deben ser consideradas divisiones, sino que deben ser vistas dentro del contexto de la Unidad. Los estudiantes, en aquellos días, tenían un sentido de la libertad y una independencia de juicio que les permitía ver la Unidad dentro de las diferencias. El trabajo manual también era importante, porque es a través de las dificultades que uno aprende a ayudar a los demás. Los estudiantes sabían cómo hacer toda clase de trabajos y sus maestros los mandaban al bosque por este motivo. El ejercicio físico ayuda a mantener la buena salud, y cuando uno es sano es más fácil controlar la mente. La salud es riqueza. En los tiempos antiguos había exámenes para medir la agudeza de la inteligencia de los estudiantes a través de su comportamiento. Por ejemplo, salían de excursión, y observando su comportamiento durante todas las situaciones, se medía su capacidad intelectual.
Los mitos religiosos y mantras (fórmulas místicas de gran poder) también se utilizaban en el proceso educativo.


La Ley del Karma

Un día, Krishna, Balrama y Subhama, estaban en el bosque juntando madera que necesitaban para un servicio religioso. Balrama y Krishna, que estaban muy cansados, preguntaron a Subhama dónde podían encontrar agua. "Cuando tengas sed, primero debes comer algo", le dijo Krishna a su amigo, y buscando alrededor, se preguntó qué es lo que podrían comer, viendo que en el bosque no había nada. La mejor cosa que podían hacer era descansar, y Krishna le pidió a Subhama que le dejara usar sus piernas como almohada para su cabeza. Subhama se sentó en la postura de loto, así que Krishna y Balrama pudieron apoyar sus cabezas sobre él. Cuando éstos estuvieron dormidos, Subhama tomó alguna comida que había traído dentro de su bolsillo y empezó a comer. Subhama pensó que la pequeña cantidad de comida que él tenía, no era suficiente para los tres, y la había escondido. Krishna, que naturalmente sabía todo, abrió sus ojos y le preguntó a Subhama: "¿Qué estás comiendo?". Subhama contestó: "No estoy comiendo, sólo estoy hambriento y para calmar mi hambre, estoy repitiendo el nombre de Vishnu; es el movimiento de mi boca que te hace pensar que estoy comiendo". Krishna entonces le dijo: "Escucha, he tenido un sueño maravilloso. Tres amigos fueron al bosque, dos de ellos se durmieron y el tercero comenzó a comer, pero los otros dos también tenían hambre. El tercero esperó el momento oportuno para comer la comida que tenía con él y que era suficiente para una sola persona; cuando los otros se despertaron y le preguntaron qué estaba comiendo, él lo negó, y dijo que estaba repitiendo un mantra. Antes de que pudiera decirle que él era un mentiroso, me desperté".
Para mostrarle que cuando se planta una semilla, un día u otro se verá el fruto, aun cuando no sea inmediatamente, Krishna le dijo a Subhama: "Planta una semilla y luego veremos qué fruto da". Subhama contestó: "¿Estás bromeando? Antes de que esta semilla se convierta en un árbol, que dé flores y frutos, pasará mucho tiempo porque es un proceso muy largo".
Entonces Krishna le advirtió: "Ten cuidado, hoy has plantado la semilla de una mentira y mañana recogerás su fruto".
Pasaron muchos años y Krishna se convirtió en famoso y adorado a través de todo el mundo como emperador de Dwaraka, mientras que Subhama, atrapado por el mundo subjetivo, había formado una familia muy grande y tenía muchos problemas. Un día, su esposa, viendo cómo sufría con todos estos problemas, le dijo: "Subhama, estás sufriendo mucho; ¿por qué no vas a ver a tu amigo Krishna? Él puede ayudarte". Subhama contestó: "Se ha convertido en emperador y es demasiado importante para recordarme". ,
Las mujeres de aquellas épocas tenían un intelecto muy vivo, aun cuando no habían ido ala universidad. A través del proceso de escuchar y de su experiencia en la vida familiar, sabían mucho más que las mujeres de hoy. La casa de sus maridos era una escuela donde aprendían el arte de dar alegrías a todos y tomaban parte en todo tipo de actividad, así que eran capaces de conocer la verdadera esencia de la vida. La esposa de Subhama era de este tipo. Cuando su esposo decidió ir a Dwaraka a ver a Krishna, le pidió a su esposa que le preparara alguna comida para el viaje. Cuando llegó al palacio del emperador, los soldados no querían dejarlo entrar, aun cuando él declaraba ser un viejo camarada de escuela de Krishna. En ese momento, Krishna salió del palacio en Su magnífico carro; cuando vio a Su viejo amigo, saltó y exclamó: "¡Subhama!". Se sentaron juntos, y viéndolo a Subhama tan cansado, Krishna le dijo que pusiera su cabeza sobre Sus piernas. Subhama se desmayó, mientras Krishna empezó a comer.
Así que ustedes ven que por cada acción hay una reacción, un eco y una reflexión. A causa de su mentira, Subhama tuvo que sufrir todo ese período de su vida, y lo que no había dado en el pasado, no lo podía recibir en el presente, hasta que su culpa fue cancelada a través del tiempo. En realidad, Krishna no le dio la comida que necesitaba para satisfacer su hambre, tal como Subhama no le había dado comida mientras estaban en el bosque.
Recuerden que el más pequeño gesto hecho por Dios, cuando encarna, representa una lección. Krishna dejó que Subhama descansara sobre Sus rodillas y luego de darle un baño refrescante, dio una gran fiesta. No podemos comprender la naturaleza de Dios, y solamente lo llamamos cuando estamos en problemas. Subhama tenía toda clase de dudas, pero cuando fue a su casa y le contó a su esposa las experiencias que había tenido, ella exclamó: "¡Oh, Devi! El es el Amor, y el Amor es Dios!".
Las ataduras de la amistad que desarrollamos cuando somos jóvenes son muy importantes. Una vez, fue la costumbre de los amigos el observar la Naturaleza por largo tiempo juntos. En la actualidad, la educación se desarrolla entre cuatro paredes de una escuela o en bibliotecas, con el resultado que ustedes aprenden y olvidan al mismo tiempo. La gente sabe hoy cómo ir a América, pero no cómo ir a Benares (un lugar de adoración, una ciudad sagrada). Saben álgebra, pero no saben calcular dimensiones de sus propias casas. Hacen ejercicios, pero no saben cómo sentarse en posición de loto, y no tienen control sobre los sentidos.
El deber de los maestros es hacer una síntesis inteligente entre el viejo proceso y el moderno, dentro de la educación. En los tiempos antiguos, cuando los estudiantes terminaban sus estudios, se reunían en una gran asamblea de despedida y recitaban este mantra: "Honra a tu padre como a Dios, honra a tu madre como a Dios, honra a tu maestro como a Dios, honra a tu huésped como a Dios". Hoy, nosotros no utilizamos las asambleas sino sólo las convocatorias, con el resultado de que los estudiantes pierden su paciencia.
Los maestros deben poner a los estudiantes frente a la realidad de la vida. Alguna vez los mismos conocimientos y la misma educación se daban en cada nivel y en cada clase social. Hoy hay una discriminación entre aquellos que pueden pagar y aquellos que no.


La Verdadera Educación

la juventud debe convertirse en mensajera de Dios, como declaró jesús, a fin de convertirse en hijos de Dios, para alcanzar el último estadio del crecimiento espiritual. Así, deben ser capaces de declarar, como lo hizo Jesús: "Yo y Mi Padre somos Uno". Esta es la quintaesencia del amor, no conocimiento literario, aprendizaje de libros, sino conocimiento de la realidad de la vida.
Si un estudiante toma el camino equivocado, no es tan grave. Pero si un maestro pierde su clase entera, él pagará las consecuencias. Vivan una vida perfecta y transfiéranla a los niños utilizando el Amor como la base fundamental de la educación. Nunca lastimen el tierno corazón o la inocencia de los niños. En la Creación hay una base para todo. En las joyas, la base es el oro; para los estudiantes, el maestro es su oro, y es el deber del maestro hacer joyas con él. Él debe sostener a los niños y enseñarles a temer el pecado y amar a Dios. Hoy no hay temor al pecado y la gente vive como demonio. Un ser humano nunca debe dejarse llevar por la ira, los celos o el odio. El Amor es la base de la Creación; así como el aceite da luz a la mecha, así el Amor ilumina la vida. El Amor da y nunca toma, no tiene temor, ama por el mero hecho de amar. No se sientan orgullosos de sus conocimientos, solamente los maestros sin egoísmo, llenos de humildad, pueden enseñar.
Despierten buenos pensamientos y buenas acciones e inspiren la devoción en sus jóvenes estudiantes, haciéndolos protagonistas y ciudadanos ideales.

Prashanti Nilayam
 22 de mayo de 1982

ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨