lunes, 24 de noviembre de 2008

LA DISCIPLINA ESPIRITUAL


La Oración

1. "De este mundo transitorio, deteriorable, llévame al mundo eterno de la Bienaventuranza". "Dame la refulgencia de Tu Gracia e ilumina mi Alma con la Verdad". "Libérame de la tortura del nacimiento y la muerte, destruye los anhelos de la mente que son los que producen las semillas del nacimiento".
2. La vida del hombre debe ser una perpetua disciplina espiritual, independientemente de las circunstancias que lo rodean. No hay periodos más o menos favorables. El tiempo mismo es parte del reino material; por lo tanto, tiene validez relativa.
3. El camino a seguir tiene dos características: agradable y moderado. Que no sea demasiado ostentoso ni demasiado ruinoso, ni demasiado presuntuoso, ni demasiado delicado. Tomen el punto medio, esto rendirá el máximo beneficio. No se puede renunciar completamente al ansia por los objetos materiales; entonces, es mejor transformar esa ansia en un instrumento para la adoración. Dediquen todos sus esfuerzos a Dios; acepten todos sus logros y fracasos como pruebas de la Gracia del Señor. Su voluntad decretó que así debía suceder. Transformen las seis pasiones: lascivia, cólera, codicia, deseo, orgullo y odio, en factores de elevación espiritual.
4. Siembren en el campo de su corazón las semillas de los nobles pensamientos llenos de humildad: riéguenlo con el agua del amor, protejan el crecimiento de las plantas con el pesticida del valor; abónenlas con el fertilizante de la concentración, entonces las plantas de la devoción producirán el fruto de la Sabiduría Eterna; tendrán la revelación de que ustedes son El y cuando llegue esta revelación ustedes se convertirán en El, ya que ustedes siempre fueron El, aunque antes no lo hab:an entendido.
5. El individuo sólo puede realizarse por medio del servicio a los demás, de la expansión hacia lo universal. La práctica espiritual (sadhana) tiene que ensanchar la visión, intensificar la experiencia y entusiasmar al Alma para fundirse con el Alma Universal.
6. Pero se plantea la pregunta: Entonces, ¿por qué El no se ve? Bien, El está como la mantequilla en la leche, en cada gota, en toda ella. Si se desea ver la mantequilla, se tiene que llevar a cabo cierto proceso: hervir la leche, separar la crema, batirla, etcétera. Así también, mediante ciertas prácticas espirituales como la repeticíón de Su Nombre, El, que vive en nuestro corazón, se puede visualizar; el Dios inmanente se puede experimentar como real.
7. Se puede entender, por la experiencia de los santos y los sabios, que la alegría que se adquiere del mundo externo es infinitesimal si se compara con la Bienaventuranza que se gana mediante la disciplina espiritual. Para obtener esa Bienaventuranza es esencial la práctica espiritual (sadhana) saturada de desapego. Cuando se excava para obtener agua de las entrañas de la tierra, se debe sacar, primero, todo el aire de la tuberia para que el agua fluya libremente; si entra aire, el agua no subirá. Así también, asegúrense de que el apego por las cosas mundanas no manche vuestra disciplina espiritual. El Amor (Prema) no se podrá manifestar si los placeres de los sentidos o el orgullo personal invaden la mente.
8. Hay tres cosas que uno debe tener siempre presente: No pensaré en nada, excepto en Dios; no haré nada que no sea con el permiso de Dios y tendré mi atención completamente fija en Dios.
9. Ustedes se quejan de que su vecino empezó su práctica espiritual hace sólo dos años, mientras que ustedes la han seguido durante veinte años, pero él ha asegurado su felicidad mientras ustedes son desdichados. Sienten que se han estado acercando a Mí durante años pero yo acerco a Mi a aquellos que han venido hace poco tiempo. Sus reacciones los llevan a atribuirme injusticia y parcialidad, pero la respuesta está en el pasado, del cual no están ustedes conscientes. Le han dado veinte martillazos a un tablón y no se rompió, alguien más viene y al segundo martillazo el tablón cede. El que dio los veinte martillazos está decepcionado y el que lo rompió a los dos está alborozado, pero el tablón se rompió como resultado de los veintidós golpes. Su vecino tiene a su favor veinte años de disciplina espiritual acumulados en el cuerpo causal en el cual vino en su actual nacimiento. Su naturaleza y sus inclinaciones se forman por la manera en la cual ustedes amaron y trabajaron, se alimentaron y lucharon en la larga serie de vidas que han tenido.
10. Pero los códigos de conducta prescriptos para aquellos que están en alguna de las cuatro etapas de la vida (estudiante, jefe de familia, ermitaño y monje), y los prescriptos para las castas para cumplir con nuestro lugar en la sociedad, no impiden de ninguna manera la disciplina de fijar la mente en Dios o de purificar la mente de la maldad adorando al Señor por medio de nuestras acciones, palabras y pensamientos. Las diferencias de sexo, casta, posición económica o social en la vida, afectan sólo a aquellos que viven considerando al cuerpo como realidad y que actúan como si el mundo fuera absoluto y eterno.
11. La casta sin carácter no tiene sentido, es sólo un título vacío; la disciplina espiritual sin la base del carácter es como el viaje de un ciego. Moralidad, virtud y carácter son esenciales. Si sobre esta base se practica la disciplina espiritual de acuerdo con el esquema prescripto para el camino que uno ha elegido, entonces no hay duda, se alcanzará e1 éxito. Pero debe tenerse en cuenta una advertencia fundamental: no se debe dar lugar a la pereza simplemente porque la casta carezca de importancia. El nivel de moralidad también crece cuando la casta es más elevada; y así, para fomentar el crecimiento de este nivel de moralidad es importante y de gran ayuda estar consciente del nivel social. Pero si por méritos acumulados en nacimientos anteriores uno tiene el tesoro de la virtud y la bondad, entonces no hay necesidad de darle demasiada importancia. Sólo los que practicaron Yoga en los nacimientos anteriores y no pudieron completar el proceso, tendrán esta clase de excelencia. La cuestión primordial es adquirir el nivel moral que se recomienda para cada nacimiento; nutran el nivel social con el nivel moral y conviértanse en seres aptos y realizados con un elevado nivel social de vida.
12. En ciertos templos de Vishnu se abre una puerta especial llamada Vaikunta Dwara (La Puerta al Cielo); esto es, la entrada a la autorrealización. Esa entrada al cielo no se encuentra solamente allá, sino que se abrirá justo frente a ustedes, dondequiera que estén. Sólo toquen y se abrirá. Vishnu significa Sarva Vyapi, "Aquel que está en todas partes". Ustedes pueden ganar la entrada por esa puerta mediante la pronunciación de la contraseña correcta. Vuestro corazón puede llegar a ser Vaikunta si lo purifican y permiten que Dios se manifieste en él. Vaikunta significa también el lugar donde no existe sombra de pesar. Cuando Dios se manifiesta en vuestro corazón, todo es pleno y libre.
13. "La disciplina espiritual (sadhana), la continua repetición del Nombre del Señor, la meditación, el servicio y los cantos devocionales en grupo, todos logran el mismo fin: no permitir a la comunidad humana caer en el pantano de la animalidad".
14. Dejar sus responsabilidades al destino y esperar en silencio significa una disminución del esfuerzo. Con esfuerzo y oración se puede adquirir un nuevo destino. El destino y la gracia no se ganan sin esfuerzo y sin oración. ¡Empiecen su esfuerzo ahora mismo!
15. Si de las semillas de Sabiduria verdadera que Yo siembro no crecen árboles sanos y no brotan buenas cosechas, Yo también me siento afectado. En cambio, si crecen bien y fructifican en Bienaventuranza, Yo soy feliz, pues ése es mi alimento. Ese es el servicio que ustedes deben hacer para Mí. No hay nada más grandioso que esto.
16. Los grandes poemas versan sobre la eterna sed de Dios que el hombre lleva dentro, son ricos en el néctar que apaga esa sed, satisfacen y aumentan la fortaleza para sonreir ante los azares de la vida. Si no se practica la disciplina espiritual, si no se expande la conciencia, si no se aumenta la compasión, si no se agudiza la visión, si los contactos con las fuentes de Sabiduría que todos llevamos dentro no se hacen más profundos, la poesía no es más que un pálido pasatiempo sin propósito.
17. La gente vacila en entrar al campo de la práctica espiritual, aunque ansía el fruto de la alegría. No desean gastar nada, se resisten a emprender la menor acción, pero quieren que la Liberación les caiga del cielo. Se alegrarían mucho si la visión de Dios llegara a su mente sin esfuerzo alguno. Cuando Yajnavalkya, al dejar su hogar en su búsqueda espiritual, dio a su esposa, Maitreyi, una vasta riqueza en oro y ganado, ella le preguntó si eso tendría algún valor para ella en su propia búsqueda espiritual, y su esposo le respondió que sólo era algo pasajero y sin valor comparado con la riqueza de la experiencia espiritual. Ella dejó entonces esas riquezas y trató también de encontrar la preciosa riqueza de la austeridad y la fe y devoción firmes, y así obtuvo la alegría eterna.
18. El estudio de las Escrituras y los textos religiosos sin el esfuerzo por llevarlos a la práctica dan como resultado el quebrantamiento de la salud. Ser falso en nuestra profesión acaba con el respeto y uno empieza a avergonzarse de sí mismo. Así es que aprendan y practiquen, coman y digieran. Ese es el consejo que les doy.
19: Deben ustedes tener una firme determinación para aprovechar plenamente esta oportunidad. Ustedes están cerca, y los que están lejos lo están sólo en relación al espacio, no con relación a Mi Amor. Para entender al Señor deben ustedes aceptar las penurias, las pruebas y los sufrimientos. Deben morar en el Nombre y la Forma firmemente y con fe. Deben desechar todas las fuentes inferiores de alegría.
20. Decidan que, confiando en su Gracia desde este momento, serán libres de la enfermedad. Cambien la fe que tienen en las medicinas por la fe en Dios; pongan su confianza no en la medicina sino en Dios, el Señor del Universo. Estoy sorprendido del número de gente que recurre a las tabletas y a los tónicos. Recurran a la oración, al ejercicio espiritual, a la repetición del Nombre del Señor y a la meditación, que son la medicina que necesitan para sanar; ninguna tableta es tan eficaz como el Nombre de Dios. Yo les daré vibhuti (ceniza sagrada) y eso los curará. Ahora ustedes están con la mente dividida, como el hombre que tiene que dejar sus zapatos afuera del templo; se para frente al altar con sus manos juntas, murmurando una alabanza, pero su mente está llena de ansiedad por sus zapatos que tuvo que dejar afuera. El hospital es para aquellos que tienen fe en la medicina y en el médico. Pero, ¿qué podrán hacer las medicinas y el médico sin la Gracia de Dios? El día vendrá seguramente en que el hospital sea innecesario, ya que todos serán sanos y libres de enfermedades, aceptando el camino de la disciplina espiritual y la Bienaventuranza hacia la Paz y la Felicidad.
21. Cuando se ocupan de la sencilla operación de ensartar una aguja, noten cuánta concentración se necesita para lograrlo. Los dedos tienen que estar firmes, los ojos fijos y bien enfocados, el hilo hecho una punta en un extremo, el ojo de la aguja firme, sin moverse. El mismo cuidado se debe tener cuando se quiere tener éxito en cualquier otra operación. El Nombre del Señor es el arco que levantan cuando levantan su voz en un canto devocional, la mente es la flecha que dirigen fijamente. Fijen su ojo en Dios, que es su blanco, y con esfuerzo concentrado, que es la punta de la flecha, disparen. Entonces podrán alcanzar la meta.
22. Si piensan ustedes que tienen que vivir la experiencia o de otra manera no creen, bien: vengan y experimenten. Pero no les servirá de nada venir un día e irse al otro diciendo: "He visto a Sathya Sai Baba, usa una larga y fina túnica y su pelo es maravilloso". Si pierden el tiempo holgazaneando en los hoteles, jugando cartas u oyendo historias, ¿cómo podrán entender? Decidan descubrir, aprender, sumergirse en la profundidad y entonces entenderán. Miles han venido ahora y en los últimos años; muchos no tienen el deseo de entender, muchos que lo tienen no están conscientes del hecho de que tienen que poner más atención a la experiencia real de la mente que a las impresiones sensoriales. Ustedes pueden estar viendo algo atentamente, pero si su mente no está enfocada en lo mismo, no lo pueden entender. Si vuestro cuerpo está en este auditorio, vuestros oídos en el hotel y vuestros ojos en todo el derredor, ¿cómo podrán aprender algo? Sólo el Amor puede entender al Amor.
23. Cuando la mente humana está desapegada de las altas y bajas de la vida y es capaz de mantenerse ecuánime bajo cualquier circunstancia, se puede estar seguro hasta de la salud física. El firmamento mental debe ser como el cielo, que no tiene marcas del paso de los pájaros, de los aviones o de las nubes. La falta de salud es más por mala nutrición de la mente que del cuerpo. Los médicos hablan de deficiencia vitamínica, yo la llamaré deficiencia de vitamina D y recomendaré la repetición del Nombre de Dios acompañada de la meditación en Su Gloria y Su Gracia. Esta es la vitamina D, ésta es la medicina. Una vida y hábitos bien controlados son dos tercios del tratamiento, mientras que la medicina es sólo un tercio.
24. La entrega sólo se lleva a cabo después del desapego total de los placeres sensoriales acompañado por el discernimiento entre lo real y lo irreal. Las impurezas del "yo" y lo "mío" se tienen que limpiar mediante una disciplina espiritual muy rigurosa; dentro de esta disciplina, lo más importante es la repetición incesante del Nombre del Señor, pues cuando ustedes se refugian en los Nombres del Señor, Su Majestuosidad, Su Gracia, Su Poder, Su Penetrabilidad, se fijan en la conciencia y nuestras capacidades y aptitudes se sumergen en lo Divino. Así, la humildad aumenta y la entrega es posible muy fácilmente. Este es el único propósito de la existencia humana, ver a Dios y fundirse en Su Gloria. Cualquier otra victoria es fútil. Los Vedas proclaman que ésta es la meta final del hombre. Las Upanishads declaran el camino. El Gita lo ilumina. Los santos y sabios proclaman su grandeza. Los Avatares vienen cuando la gente se aleja del camino y se pierde en la confusión y el vacío.
25. Cuando estén deprimidos por lo que parece ser una pérdida o calamidad, dedíquense a la repetición del Nombre de Dios (namasmarana); esto les dará consuelo y valor y les hará tener la perspectiva correcta. Recuerden las adversidades y calamidades que los santos han soportado con alegria y tengan calma durante las tempestades. La gente se reía de ellos y los llamaba locos, pero ellos sabían que estaban en el Hospital de la Gracia del Señor, no en el hospital mental del hombre. Ellos tenían una absoluta fe en su destino, por lo cual tenían una fe total en Dios, y reían cuando las calamidades trataban de hacerles perder su fervor, porque conocían su fortaleza latente, la fortaleza del Alma en su interior.
26. De la misma forma que al elefante salvaje que ronda en la selva encabezando la manada, lo atrapan y lo entrenan para sentarse en un banco de tres patas en la pista de un circo, la mente del hombre también se debe entrenar por un proceso sistemático de disciplina para lograr ecuanimidad, control de las emociones, control de la mente, estabilidad ante los altibajos de la fortuna, fe y devoción y serenidad. De esta manera puede ayudar a los más altos intereses del hombre. Para presentarse en una corte y entablar una demanda uno tiene que haber cursado una carrera de abogado; para poder recetar medicinas a un paciente tiene que haber pasado por una preparación profesional como médico y registrarse ante el Ministerio de Salud. Dondequiera y para cualquier grado o postgrado se pide una aptitud, una preparación. ¿Cuánto mayor debe ser la necesidad de preparación adecuada en el campo espiritual para ganar la Gracia de Dios? Ustedes quieren llegar muy alto pero no hacen esfuerzos para alcanzar esa altura.
En las cuestiones espirituales, la fe es esencial. La duda sacude las bases de la disciplina espiritual y por eso debe evitarse. Tengan fe en la sabiduría de los santos y en sus descubrimientos.
27. Cuando entran a una tienda a escoger tela para pantalones o camisas, piden de color negro, y la razón por la que prefieren ese color y no el blanco o colores claros, es que el negro disimula lo sucio. El deseo no es quitar lo sucio sino esconderlo. Esto ha venido a ser una debilidad universal. La gente se avergüenza de lo sucio. No persiguen la limpieza del corazón que sólo se puede ganar mediante el Amor y la Verdad, y mediante la repetición regular y continua del mantra (fórmula mística) dado por el gurú (maestro espiritual), y por la disciplina espiritual.
28. Los ojos, así como todos los demás sentidos, se deben entrenar para descubrir las huellas de Dios. En este proceso la mente tiene que ser dominada. La mente es el pivote de los pensamientos y de los sentimientos. La mente es el aspecto pensante de Dios, la Conciencia Absoluta. La mente es el Ser Absoluto que se manifiesta en la actividad imaginativa. Sin embargo, en lugar de volverse hacia el Absoluto, se vuelve hacia afuera y empieza a utilizar los sentidos como instrumento, y así se olvida de su origen, el Alma. Cómo y por qué sucede esto es inexplicable; sabemos que pasa y que se puede evitar. El intelecto no puede entender el secreto que se llama maya * porque también él está atrapado en maya. Se tiene que trascender el intelecto para entenderlo, eso es un hecho y hay que enfrentarlo. La mente es el escenario del mundo. Si los pensamientos y las actividades de la mente son buenos, saludables, no violentos y llenos de amor, moralmente armoniosos, entonces la paz está al alcance y se puede llegar a Dios. Por eso se tiene que realizar la sadhana (práctica espiritual) estrictamente para dirigir la mente hacia lo interno, hacia Dios, su origen.
29. Les aconsejo dedicar algún tiempo a la meditación o a la repetición del Nombre del Señor evocando su infinita misericordia y poder, pues la paz y la alegría no se encuentran en la naturaleza externa: son tesoros que yacen ocultos en los reinos internos del hombre, y una vez que se encuentran el hombre no puede jamás estar triste o agitado. Utilicen, pues, al máximo esta atmósfera sagrada, esta oportunidad espléndida. Con cada inhalación pronuncien el Nombre de Dios, con cada exhalación pronuncien también el Nombre de Dios. Vivan en Dios, para El y con El.
30. Debemos practicar la disciplina espiritual o sadhana y comportarnos como la Divinidad para poder alcanzar y entender a la Divinidad misma.






SAI BABA


OM SAI RAM

No hay comentarios:

PODÉS BAJAR O ESCUCHAR DESDE AQUÍ CUALQUIER PROGRAMA DE ¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨ DE RADIO UNIDAD SAI www.radiounidadsai.org QUE TRANSMITE TODOS LOS JUEVES A PARTIR DE LAS 19,00 Hs.
BAJATE EL AUDIOLIBRO DEL SRI SATHYA SAI UVACHA VOL 1 (Discursos de Swami en cuerpo Sutil)

ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨