miércoles, 5 de marzo de 2014

EL PODER ÚNICO DEL MANTRA GAYATRI

Bhagavan Sri Sathya Sai Baba

¡Encarnaciones del amor!

En la actualidad el hombre pasa su vida totalmente preocupado por asuntos mundanos. Debido al apego al cuerpo se olvida de su verdadera naturaleza, está inmerso en los asuntos del mundo y se hunde en la tristeza. Considera al cuerpo como algo permanente y hace de las comodidades físicas su meta en la vida. 
Esto es lo que todo individuo experimenta en la vida diaria. Si alguien se dirige a una persona y le pregunta: "¿Quién eres tú?", debido a su identificación con el cuerpo ésta responde dando su nombre. Respondiendo a más preguntas se presenta como doctor, agricultor, estudiante o cualquier otra cosa; si le siguen preguntando, se identifica con su nacionalidad: estadounidense, hindú, etcétera. Si examinan profundamente estas respuestas, hallarán que ninguna de ellas refleja la verdad. La persona obtuvo su nombre de sus padres, cuando nació no le pertenecía; su identificación con su profesión tampoco es real, puesto que ella no es la profesión. 

CUERPO, JIVA Y ATMA 

¿Cuál es entonces la verdad acerca del hombre? Yo soy el Atma. Ése es mi verdadero ser". Ésa es la verdad. Sin embargo, la gente se identifica con sus nombres, profesiones y nacionalidades y no basa su vida en el Atma. Ningún chofer se identifica con el carro que maneja. De la misma manera, el cuerpo es un carro y el Atma es el conductor. Uno se olvida de su verdadero papel como conductor y se identifica con el cuerpo, que sólo es un vehículo.
Esta verdad se resalta enfáticamente en el mantra Gayatri: Dehabudhyath Dasoham. "En el contexto del cuerpo, yo soy un instrumento, un sirviente". Jivabudhyath Thadamsah: "En el contexto del jiva, el alma individual, soy una chispa de Eso (la Divinidad)". Aatmabudhyath Thvamevaaham: "En términos del Atma yo soy tú". Cuando uno ve su ser desde el punto de vista átmico, uno es idéntico con la Divinidad. "Yo soy tú y tú eres yo."

LA MANSION DE TRES PISOS

Todo hombre tiene, entonces, tres aspectos, nuestra vida misma es una mansión de tres pisos. La etapa de brahmacharya (celibato) es la base de esta mansión. Después viene la etapa de grihastha (jefe de familia) como primer  piso. Después viene la etapa de vanaprastha (el retiro de la vida de jefe de familia) como segundo piso. Finalmente, está la etapa de renunciante (sanyasa), que constituye el tercer piso. Así, brahmacharya es la base de las otras tres etapas de la vida. La seguridad de los otros tres pisos depende de la fortaleza de los cimientos. Por lo tanto, brahmacharya es la cimentación básica.
Desafortunadamente, sin embargo, la gente ha olvidado este hecho vital. Se sienten felices con sólo ver la superestructura., pero todo el edificio puede derrumbarse en cualquier momento si la cimentación es débil. Cuando se sienten felices observando un árbol con sus flores y frutos, deben preguntarse acerca de sus raíces. Los cimientos invisibles son la base de la mansión que vemos, las raíces invisibles son la base del árbol que vemos. De la misma manera, la fuerza vital invisible (prana) es la base del cuerpo visible. Prana no tiene forma mientras que el cuerpo sí. Existe, sin embargo, el principio átmico que otorga todas sus potencialidades a la fuerza vital (prana). Debido al poder impartido por el Atma es que la fuerza vital puede activar al cuerpo. El cuerpo inherentemente es inerte, está hecho de distintos tipos de sustancias materiales. 

LAS TRES FUERZAS EN EL HOMBRE

En el mantra Gayatri la primera línea dice: "Om Bhurbhuvassuvah". Sé piensa que este mantra se refiere a los tres mundos: la tierra, el mundo medio y el cielo (o Swarga, la tierra de los dioses) Bhu se refiere al cuerpo, que está hecho de los cinco elementos (pancha bhutas). Estos elementos constituyen la naturaleza (prakriti). Existe una íntima relación entre el cuerpo y la naturaleza: los mismos cinco elementos que existen en el cuerpo también en la naturaleza se encuentran en el cuerpo también. Bhuvah es la fuerza vital que anima al cuerpo (prana-shakti). Aun existiendo la fuerza vital, sin jñana (conciencia) el cuerpo no serviría. Sobre esta base los Vedas declararon: Prajñaanam Brahman es conciencia integrada constante.
Gracias a la presencia de prajñaanam la fuerza vital es capaz de animar al cuerpo. El cuerpo representa la materia inerte, la fuerza vital opera en el cuerpo como una vibración. Esta vibración deriva su poder de prajñana, la cual encuentra su expresión en la radiación. 
Por lo tanto, el cuerpo, la fuerza vital y el prajñana están todos dentro del hombre. Debido a estos tres constituyentes somos capaces de ver el cosmos y experimentar muchas otras cosas. Toda potencia está dentro de nosotros, lo externo es un reflejo del ser interno. 
De esto se sigue que el verdadero ser humano (manavatvam) es la Divinidad misma (Daivatvam). Por lo tanto, los Vedas declararon que la Divinidad aparece en forma humana. Todo ser humano es inherente divino, pero debido a su apego al cuerpo se considera un simple hombre. 
¿Cómo llegó este cuerpo humano a ser animado por la fuerza vital? ¿De dónde ha venido esta fuerza vital? Del Atma-shakti (el poder del Ser). Haciendo uso de este poder del Ser, la fuerza vital lleva a cabo todas las actividades. 

EL  ASPECTO TRIPLE DEL GAYATRI

¿Quién es Gayatri? Gayatri no es una diosa. Gayatri es la madre de los Vedas. Gayatri es aquello que redime al que canta el mantra. Gayatri está presente dondequiera que se cante el mantra.
Gayatri, sin embargo, tiene tres nombres: Gayatri, Savitri, Sarasvati. Estás tres están presentes en todos. Gayatri representa los sentidos, es la dueña de los sentidos. Savitri es la dueña de la fuerza vital (prana). Muchos hindúes están familiarizados con la historia de Savitri, quien resucitó a su esposo, Sathyavan. Savitri significa verdad. Sarasvati es la deidad del habla (vaak). Las tres representan la pureza de pensamiento, palabra y acción (thriharana suddhi).
Aunque Gayatri tiene tres nombres, las tres están en cada uno de nosotros como los sentidos (Gayatri), el poder del habla (Sarasvati) y la fuerza vital (Savitri).
Se dice que Gayatri tiene cinco rostros y por lo tanto se le llama Panchamukhi ¿existe alguien en el mundo que tenga cinco caras? No. En el Ramayana se dice que Ravana tenía diez cabezas. Si en verdad tenía diez cabezas, ¿cómo iba a poder acostarse en su cama o moverse? Éste no es el significado interno de esta descripción, se dice que él tenía diez cabezas porque dominaba los cuatro Vedas y los seis Shastras.
De la misma manera, a Gayatri se le describe con cinco cabeza, que son: Om (el Pranava), la primera cara. El principio del Pranava representa las ocho distintas formas de riqueza (ashta-aiswarya). La segunda cara es: Bhurbhuvas-suvaha. La tercera es: Thath-Savitur-Varenyam. Como cuarta encontramos Bhargo Devasya dhimahi. Dhiyo yo nah prachodayaath es la quinta cara.
Cuando se entienda el mantra Gayatri de esta manera, se comprenderá que todos los cinco aspectos de Gayatri están dentro de cada uno de nosotros.

LA FUERZA DEL MANTRA GAYATRI

El mantra Gayatri tiene los tres elementos que figuran en la adoración de Dios: descripción, meditación y oración. Las primeras nueve palabras del mantra representan los atributos de la Divinidad: Om Bhur-Bhuva-Suvah Thath Savitur Varenyam Bhargo Devasya. Dhimahi se refiere a dhyana (meditación). Dhiyo yo nah prachodayath es la oración al Señor. El mantra es, así, una oración a Dios para que confiera todos los poderes y talentos. 
Gayatri es el que alivia todas las enfermedades. El Gayatri elimina todas las miserias. El Gayatri concede todos los deseos. El Gayatri otorga todo lo que es benéfico, Si se canta el mantra surgirán en uno diferentes tipos de poderes. 
Por lo tanto, el mantra Gayatri no se debe tratar a la ligera. El sonido de Gayatri está inmerso en el proceso de la respiración. Ese sonido es un recordatorio de nuestra verdadera forma. En el proceso de respiración, inhalamos y exhalamos. En el Yoga Shastra a la inhalación se le llama puraka y a la exhalación se le llama rechaka. El sostener el aliento se llama kumbhaka. Cuando se inhala el aire, el sonido que se produce es So-o-o. Cuando se exhala, el sonido es Hjam-m-m: so-ham. Bhagavan demostró cómo sucede ésto mientras inhalaba y exhalaba. So es Aquello, ham es yo. "Yo soy Aquello" y "Yo soy divino". Cada aliento proclama esto; los Vedas declararon lo mismo en las grandes sentencias "Tú eres Eso", "Yo soy Brahman", Este atma es Brahman.
No se imaginen que Dios está en algún lugar lejos de ustedes; Él está dentro de ustedes, ustedes son Dios. La gente quiere ver a Dios. Dicen las escrituras: La verdad es Dios, la sabiduría es Dios. Ambas están presentes en todas partes, trascienden las categorías de tiempo y lugar. Verdad es aquello que es válido en todo tiempo: pasado, presente y futuro. Esa verdad es Gayatri. 
Gayatri es, entonces, el habitante del corazón (Hridaya). Hri-daya contiene la palabra daya, que significa compasión. Hay compasión en cada corazón. Pero, ¿en qué medida se muestra en la vida real? Muy poquito. Todo el tiempo sólo se demuestra ira, celos, orgullo y odio. Estas cualidades malignas no son naturales en el hombre; son opuestas a la naturaleza humana.
Se ha declarado que aquel que se basa completamente en la mente es un demonio, aquel que se basa en el cuerpo es un animal y el que sigue al Atma (el Ser) está divinamente dotado. Aquel que depende del cuerpo, la mente y el Atma es un ser humano. Ser humano significa una combinación de cuerpo, mente y Atma.
El hombre debe esforzarse por ascender a la divinidad y no descender a la naturaleza animal o demoniaca.

EL DEBER DE LOS PADRES

De hoy en adelante los padres deben enseñar a sus hijos con enseñanzas morales. Todos ustedes saben en qué condición tan caótica se encuentra el mundo hoy, el desorden y la violencia abundan por todas partes, por ningún lado se encuentra paz ni seguridad. ¿Dónde se puede encontrar paz? Dentro de nosotros. La seguridad también está dentro de nosotros. ¿Cómo podemos quitar la inseguridad y procurarnos seguridad? Desistiendo de los deseos. En el lenguaje de los antiguos hindúes a esto se le llamaba vairagya (renunciar al apego). Esto no significa dejar la familia y retirarse al bosque; es reducir las cosas que uno desea. Como jefe de familia o ama de casa, limiten sus deseos a las necesidades de su familia., como estudiantes apéguense a sus estudios, como profesionales adhiéranse a los deberes de su profesión, no caigan en excesos de ningún tipo. 
En la práctica del mantra Gayatri uno debe comprender que todo está dentro de uno y por lo tanto desarrollar confianza en el Ser. Hoy el hombre está atormentado por numerosos problemas debido a que no tiene confianza en el Ser. El aspirante del camino espiritual está propenso a enfrentar los problemas causados por los seis enemigos: lujuria, ira, codicia, apego, orgullo y envidia. El tiene que vencerlos.

LLAMADO A LOS ESTUDIANTES

¡Estudiantes!: en una auspiciosa ocasión como ésta, deben considerar cómo vivir una vida ideal. 
Con fé en Dios tienen que santificar el cuerpo. Sin el cuerpo no pueden experimentar la mente y el intelecto, el cuerpo es el instrumento para alcanzar sus ideales; debe mantenerse en condiciones ideales. El cuerpo es un instrumento, el que usa el instrumento es el Ser. Todos los órganos de los sentidos funcionan debido al Atma. El Atma es el testigo de todo. También se le conoce como conciencia. La conciencia obtiene su autoridad de la Divinidad. Es un fragmento de la Divinidad. 
Todo ser humano es una chispa de la Divinidad, como lo declara el Gita. El ser humano es esencialmente divino, pero tiende a olvidar su origen. El mantra Gayatri es suficiente para proteger a la persona que lo canta, porque el Gayatri abarca todas las potencialidades divinas.
Recitar este mantra es un requisito esencial para la juventud porque le asegura un brillante y auspicioso futuro. Los jóvenes estudiantes son los líderes del mañana. Por lo tanto, deben desarrollar pensamientos nobles y puros, los padres también deben fomentar ese desarrollo.

CERCANÍA A DIOS

La ceremonia de Upanayanam ha terminado, se les ha impartido el mantra Gayatri y están usando el cordón sagrado con las tres hebras atadas en un nudo. Las tres hebras representan a Brahma, Vishnú y Maheshwara. También representan el pasado, el presente y el futuro. Upanayanam significa estar cerca a Dios, lo cual les permitirá eliminar sus malas cualidades y adquirir virtudes.
¡Estudiantes!: los Vedas han enfatizado un triple deber: adoren a la madre como a Dios, al padre como a Dios y al preceptor como a Dios. Mantengan este mandato en mente. La gratitud a sus padres es su deber principal. Esta es la lección que Sri Rama enseñó. Amen a sus padres y recuerden a Dios; cuando complazcan a sus padres y los hagan felices, su vida entera estará llena de felicidad. 
Canten el Gayatri tan a menudo como sea posible. Si lo cantan mientras se duchan, su baño será santificado; de la misma manera, cántenlo antes de tomar sus alimentos, la comida se convierte en ofrenda a la Divinidad. Desarrollen una amorosa devoción a Dios. 

(Bhagavan concluyó su discurso con el bhajan "Bhajana binaa sukha santi Nahi". La enorme concurrencia se unió a Bhagavan cantando a coro).

Del discurso de Bhagavan en el mandap Sai Kulwant, Mandir de Prashanti, el 23 de agosto de 1995.

ARCHIVOS DE

¨LA ENCARNACIÓN DIVINA¨